Militantes de distintas organizaciones de la economía popular participaron hoy de una marcha que cruzó la ciudad de Buenos Aires, desde el barrio de Liniers hasta la Plaza de Mayo, para reclamar “pan y trabajo”.

La movilización que sirvió para protestar contra “los ajustes” impulsados por el gobierno nacional se dio en el marco de la celebración religiosa de San Cayetano, el patrono del trabajo para la Iglesia Católica.

La marcha fue encabezada por los principales dirigentes la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la agrupación Barrios de Pie, entre otras organizaciones sociales, políticas y sindicales.

En el acto de cierre ante una multitud, el secretario general de la CTEP, Esteban “Gringo” Castro, expresó: “Cuando un gobierno decide que se fuguen 88.000 millones de dólares pero no quiere ampliar el salario social complementario o no quiere discutir paritarias, ni quiere discutir el precio de los alimentos y acuerda con el Fondo (Monetario Internacional) un ajuste, decide llevar adelante una política de hambre y devastación. Quieren un genocidio social en nuestro país y nosotros no se lo vamos a permitir”.

“A fines de noviembre va a caer con todo su poderío el G20, les pido compañeros y compañeras que esta misma movilización se siga multiplicando, porque al G20 no le tiene que salir barato venir a la Argentina”, remarcó el dirigente social.