La titular de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), Pamela Suárez, confirmó que los forenses terminaron de retirar los restos humanos del lugar donde fue hallado el avión bimotor perdido durante 26 días y dijo que continuarán con la remoción de parte del fuselaje que aún permanece enterrado.

“Ayer el equipo forense del juzgado terminó con el retiro de los restos”, explicó Suárez en declaraciones a Radio La Red y detalló que “ahora el equipo técnico solo trabaja en la remoción” del fuselaje.

La avioneta Mitsubishi matrícula LV-MCV que había desaparecido en pleno vuelo el 24 de julio último tras despegar desde San Fernando con dos tripulantes y un pasajero fue hallada el sábado pasado en la zona de confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande, en el Delta bonaerense.

Consultada sobre el proceso de investigación, la titular de la JIAAC aseguró que el retiro del fuselaje se está haciendo “bastante rápido dadas las condiciones del lugar”, y si bien reconoció que “gran parte de la información de lo ocurrido se encuentra en los restos del avión”, se abstuvo de aventurar cualquier hipótesis sobre las causas del siniestro.