Compartir en:

Los sindicatos nucleados en el Frente de Unidad Docente rechazaron hoy una nueva oferta salarial del gobierno bonaerense y definirán entre mañana y el viernes si inician el ciclo lectivo el miércoles de la semana próxima o realizan un paro.

La propuesta de la administración de María Eugenia Vidal, presentada durante la reunión paritaria realizada en la sede del Ministerio de Economía, en la ciudad La Plata, consistió en un aumento en base al índice de inflación de este año más un 5% adicional con el sueldo de diciembre.

Los gremios desestimaron la oferta, principalmente, porque no recompone la pérdida del poder adquisitivo del año pasado, que estiman en alrededor de un 16 por ciento.

Tras el encuentro, la titular de la Federación de Educadores Bonaerense (FEB), Mirta Petrocini, afirmó que la propuesta “es inaceptable y fue rechazada categóricamente ya que no da respuesta al reclamo de los docentes y además en parte que no llega a los jubilados”.

“Son cifras nominales, de bolsillo, que no cubren ni siquiera una parte de las facturas de los servicios que nos llegan”, aseguró la dirigente.

“El viernes próximo tendremos un congreso y allí los docentes decidirán si empiezan las clases”, adelantó Petrocini, con relación a su sindicato, y agregó: “La preocupación no debe ser el inicio, sino todos los días”.

Por su parte, el secretario general del Suteba, Roberto Baradel, expresó: “No hay propuesta de aumento salarial, no compensamos la pérdida de 2018 y con suerte durante el 2019 salimos empatados con la inflación”.

“Las cifras no nos convencen y no aceptamos la pérdida de poder adquisitivo del año pasado”, reiteró el sindicalista, quien explicó que la discusión paritaria con las autoridades debe incluir las problemáticas de “infraestructura” y les pidió que inviertan fondos “para tener escuelas seguras”.

“La provincia de Buenos Aires podría tener una ayuda adicional si hubiera paritaria nacional, porque podría mejorarse el incentivo docente o el Fondo de Compensación Salarial, pero el gobierno nacional generó una gran desigualdad en los salarios docentes de todo el país al correrse del sostenimiento de la educación pública”, añadió Baradel.

En tanto, el secretario de Udocba, Miguel Díaz, remarcó: “El año pasado tuvimos un aumento del 32 por ciento con una inflación del 47,6, es decir perdimos 15,6 puntos, y eso es comprobable, es algo científico”.

“Queríamos que el gobierno se sensibilice y nos devuelva lo que perdimos y nada; ofrecen un aumento solo a los que están por debajo de la línea de salarios, los compañeros que recién empiezan, que tendrán un aumento real de 1.700 pesos; los que ganan 20 mil pesos van a ganar 600 pesos más; el que gana 30 mil, 900 pesos”, detalló el gremialista.