Los docentes bonaerenses protagonizaron hoy un nuevo paro, durante el que se movilizaron a la Casa de la Provincia junto a otros trabajadores estatales, como los médicos y los judiciales, en una muestra contundente de todos los conflictos salariales irresueltos por el gobierno de María Eugenia Vidal, quien al respecto solo dijo que seguirá “dialogando”.

Con la medida de fuerza de esta jornada, los sindicatos docentes suman 17 días de huelga desde que comenzó el ciclo lectivo 2017. Y se vislumbra que este tipo de protestas se seguirán sucediendo en el marco de una negociación que no registra avances.

El secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (Suteba), Roberto Baradel, sostuvo: “La muestra de dureza del gobierno demuestra la incapacidad para negociar”. Además, consideró que Vidal “tiene que actuar como gobernadora, no como eterna candidata de Cambiemos”.

Las seis organizaciones gremiales que integran el Frente de Unidad Docente realizaron un nuevo paro de 24 horas tras el fracaso de la última reunión paritaria entre sus representantes y los funcionarios provinciales, quienes ofrecieron un aumento salarial del 21% en dos tramos, con una cláusula gatillo por inflación y una suma de 2.000 pesos por cargo por la pérdida de poder adquisitivo de 2016.

La movilización a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, ubicada en la CABA, se llevó adelante bajo la consigna “salarios dignos y devolución de los descuentos ilegales”.

Baradel consideró que el gobierno pretende “causar una crisis en el sector educativo”. Además, evaluó: “Buscan hacer de la educación una mercancía”.

Al reiterar el pedido de devolución de los montos descontados en los salarios por los días de paro, el gremialista alertó que “hubo docentes que cobraron dos mil o tres mil pesos”.

Por su parte, Vidal lamentó la nueva huelga y aseguró que su gestión seguirá “dialogando” para resolver la negociación paritaria.