campana

La organización Generación Francisco y los «curas villeros» convocaron para mañana a una misa -en coincidencia con el Día del Pontífice- en la que expresarán su «mayor repudio a las acciones en contra» del papa Francisco.

En el mismo sentido, el obispo de San Isidro y presidente de Cáritas, Oscar Ojea, afirmó hoy que «desde distintos medios se busca oscurecer su mensaje evangélico y profético», con «opiniones sesgadas, suposiciones e informaciones no debidamente chequeadas». Además, rechazó el «manoseo» que se hace de su persona, con «tantísimas críticas en los medios y en las redes sociales con total falta de respeto».

Con motivo de celebrarse mañana la solemnidad de San Pedro y San Pablo, conocida popularmente como el Día del Papa, la organización Generación Francisco y la Pastoral de Villas de Emergencia de la arquidiócesis porteña convocaron -a través de un comunicado- a una misa que se celebrará mañana, a las 18, en la capilla Nuestra Señora de Luján, ubicada en Herminio Masantonio 2990, en la Villa 21 de Barracas.

«Elevaremos nuestras oraciones y nuestros deseos para unirlos a las intenciones del papa Francisco, muy especialmente en estos difíciles momentos del mundo donde las guerras, el hambre y el ataque al medio ambiente ponen en peligro la vida humana sobre el planeta», fundamentaron en la convocatoria.

«Frente a esto, el papa Francisco levanta su voz en un esfuerzo para preservar la vida de los más débiles y cuidar a la madre tierra, poniendo límites a tanta locura. Mientras ello sucede, y no casualmente, se ha desatado -en especial en nuestro país – una brutal campaña en su contra con ataques de todo tipo», advirtieron.

En la misa, que será concelebrada por los padres José María «Pepe» Di Paola, Lorenzo De Vedia y Carlos Olivero, los participantes ratificarán su adhesión «a las intenciones del Papa» y expresarán su «mayor repudio a las acciones en su contra».

En el mismo sentido, monseñor Ojea difundió una carta en la que sostuvo que «las interpretaciones políticas de los actos del Papa nos llevan a perdernos en un laberinto que diluye su sentido» y sostuvo que «decir que Francisco empodera a los violentos es no entender en absoluto el fondo de su mensaje».

«Una cosa es que su iluminación de la vida social desde el Evangelio pueda tener una repercusión política y otra muy distinta es que su accionar se interprete a partir de un código político», indica el obispo de San Isidro, quien pidió «una reflexión madura sobre lo que implica la misericordia que pueda ayudarlos a sintonizar el lenguaje de los gestos» del Sumo Pontífice nacido en Argentina.