colectivo

Una asamblea de trabajadores de la línea de colectivos 60 decidió a última hora de ayer continuar con el paro por tiempo indeterminado iniciado en la medianoche del domingo.
El encuentro se celebró en la terminal de Guanahaní 420, en el barrio porteño de Constitución, con la participación de unos 200 trabajadores, al final de una jornada en la que el Ministerio de Trabajo intimó a la empresa a cumplir los acuerdos con su personal.
La medida de fuerza mantiene completamente paralizado el servicio que une localidades del conurbano bonaerense norte -como Tigre y Escobar- con Constitución y que transporta diariamente un más 250 mil personas.
“No se movió ningún colectivo, no se trabajó en los talleres. El paro es total”, informó a Télam el delegado Silvio Esponda. La huelga continuará al menos hasta esta tarde. Es que a las 15 está prevista una nueva reunión entre las partes en la sede de la cartera laboral.
Trabajo intimó anoche a la empresa MONSA, propietaria de la línea, a cumplir de forma inmediata el acuerdo integral alcanzado con el cuerpo de delegados el 11 de este mes. Los trabajadores reclaman la correcta liquidación de haberes y vacaciones que, según denunciaron, fueron mal calculados al menos para 670 empleados.
La Línea 60 emplea a 1.400 personas y tien 350 colectivos que cubren 17 ramales, con recorridos de hasta tres horas y media, hasta los partidos de Escobar y Tigre.

«Que el capricho de empresarios no deje de rehenes a miles de usuarios»

El intendente Sergio Massa se manifestó ayer en favor del reclamo de los trabajadores de la Línea 60. «Que el capricho de los empresarios sobre cómo relacionarse con los trabajadores no termine dejando de rehenes a miles de usuarios», exigió.
En un comunicado, el ejefe comunal completó: «Es importante que se cumpla el acuerdo de sentarse a una mesa con los trabajadores para terminar con este drama que deja sin servicio a muchos vecinos de Tigre».