Compartir en:

En el marco de una fuerte pérdida del poder adquisitivo de los salarios destacada por el Indec, el último mes del año llega con más aumentos que seguirán impactando en las golpeadas economías de las familias argentinas.

Según los últimos datos oficiales, los hogares destinan casi un cuarto de sus gastos a la compra de alimentos y bebidas, y se estima que ese porcentaje crecerá en la próxima medición debido a la aceleración del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

A pesar de este contexto desfavorable, el gobierno actualizó hoy los montos del impuesto a los combustibles, que comenzarán a regir desde el domingo próximo, lo cual inevitablemente impactará en los precios de las naftas y el gasoil.

Y ante la incidencia del combustible en la formación de los precios de los alimentos, debido a los costos de traslado, se esperan nuevos incrementos en los productos que pueblan las góndolas de los supermercados.

Igualmente, las cadenas en los últimos diez días ya aplicaron remarcaciones de hasta 15%, con lo cual ya casi no quedan alimentos con los mismos valores de hace apenas un mes.

Por otra parte, también se espera una suba en el precio de la carne, un producto que a lo largo del año se incrementó en torno al 45%.

Y a la lista de aumentos se tendrá que sumar la medicina prepaga, que mostrará un alza de 12% a partir del 1° de diciembre próximo. De esta manera, a lo largo de 2019, habrá tenido ocho aumentos: 5% en febrero; 7,5% en mayo; tres incrementos del 17,5% en julio, agosto y septiembre; 4% en octubre; 4% en noviembre y 12% desde diciembre, lo que acumulará un 60,6%.