Dos días después de que se iniciará el paro por tiempo indeterminado, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto de la línea 60, por lo que durante esta tarde se levantó el paro y restaleció el servicio de colectivos que transporta diariamente a unos 250 mil pasajeros, entre la ciudad de Buenos Aires y la Zona Norte del Conurbano.

Los choferes llevaban adelante desde el lunes por la tarde la medida de fuerza para reclamar la reincorporación de un compañero despedido, además de mejoras salariales y de seguridad e higiene.

La protesta por tiempo indeterminado se había iniciado de manera sorpresiva en la polular línea de colectivos manejada por la empresa Micro Ómnibus Norte S.A. (MONSA).

A partir de la disposición de la cartera laboral, las partes tienen un lapso de 15 días para establecer una negociación que pueda saldar el conflicto.