Las cantidades vendidas por los comercios minoristas bonaerenses durante noviembre último sufrieron una contracción del 7,8% interanual, y la mayoría de los empresarios del sector piensa que las operaciones se mantendrán estables o disminuirán durante el próximo semestre, informó la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA).

En consecuencia, entre enero y noviembre de este año los volúmenes de venta cayeron 6,1% con relación a igual período de 2015, según la entidad.

Sobre la base de un informe realizado con datos propios y oficiales, FEBA detectó retrocesos interanuales en todos los rubros, aunque los sectores más perjudicados fueron línea blanca y electrónicos (-12,8), construcción (-11,1) y textil (-9,7).

Los descensos más leves se produjeron en el consumo de bienes más difíciles de sustituir, como alimentos y bebidas (-2,9) y medicamentos (-3,3).

La entidad reportó, además, que el 71% de los locales bonaerenses disminuyó su volumen de ventas; las principales razones que los encuestados reconocieron como responsables de esta merma son la caída del poder adquisitivo de la población (47% del total), la evolución de los precios (29%) y la venta ilegal o callejera (18%).