local1

El Programa Mujeres Emprendedoras, creado por el Municipio para atender a víctimas de violencia de género, sumó el cuarto espacio de venta de los productos artesanales realizados por sus integrantes. El nuevo local fue inaugurado en el Puerto de Frutos.

Presente en la apertura, el intendente Julio Zamora afirmó: «Hoy estamos dando un paso más en nuestra política vinculada a la violencia de género, un área que conduce Malena Galmarini junto a un equipo comprometido en la igualdad de género. Este nuevo local permitirá que nuestras mujeres emprendedoras vendan sus productos y recuperen su autonomía económica».

«El Puerto de Frutos es visitado por más de 4 millones de turistas al año lo que seguramente potenciará sus ventas y al ser un espacio tan transitado acercará nuestras políticas de género a aquellas mujeres que estén atravesando una situación de violencia», agregó el mandatario.

El nuevo local ubicado en Sarmiento 80 se suma a los instalados en el supermercado Carrefour de Rincón de Milberg, la Plaza Ángel Pacheco y la Estación Fluvial.
 
Tras conversar con las emprendedoras, la secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, Malena Galmarini, destacó: «Con mucha alegría vivimos un nuevo hito en nuestro programa destinado a las mujeres emprendedoras. Continuamos trabajando tanto en la contención como en la prevención y tratando de borrar las marcas de género que generan desigualdades entre hombres y mujeres».

«Este local es el cuarto punto de venta y ayuda a las mujeres que pudieron salir del círculo de la violencia. Esperamos que más mujeres sigan apostando a una vida libre de violencia y puedan seguir creciendo con sus emprendimientos», añadió la funcionaria.

Por último, Galmarini señaló: «A lo largo de estos años el sector privado nos ha brindado un apoyo fundamental, como es el caso del Banco HSBC que en esta oportunidad entregó una máquina de sublimación para realizar remeras que hoy están a la venta. Además de vender sus artesanías, se incorporo el área de panificación y ofrecen al público facturas, pan y budines. Confiamos que de a poco se incorporarán más productos».

Por su parte, una de las integrantes del programa, Flora Calcagni, remarcó: «Este nuevo local es una oportunidad enorme tanto para mí como para mis compañeras. Fui víctima de violencia de género y hoy con mis ingresos mantengo a mis hijos; es realmente emocionante cómo cambio mi vida. Los distintos puntos de venta además de permitirnos ofrecer lo que producimos nos contacta con compañeras que necesitan que les digamos, con conocimiento de causa, que se puede salir; sólo hay que atreverse».

Facebook Comments