Gracias a la labor de asistencia del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad provincial en conjunto con organismos nacionales y municipales, se logró acordar el abandono pacífico del predio tomado en el barrio Garrote de Tigre Centro.

Luego de ocho días de ocupación de construcciones inconclusas del plan de viviendas y terrenos aledaños, las 127 familias accedieron a dejar el sector de manera voluntaria.

«El Ministerio de Desarrollo de la Comunidad alcanzó este final pacífico a partir de las actas acuerdos que fue firmando con quienes ocupaban el lugar», informaron desde la cartera a cargo de Andrés Larroque.

Además, precisaron que la toma se produjo el domingo 8 de noviembre; que luego se desplegó un operativo ministerial similar al de otras ocupaciones; y que se llegó a un acuerdo con las primeras 70 familias el jueves 12; con 35 el viernes 13 y, finalmente, con las 22 restantes el domingo 15.

Además, desde la cartera social provincial detallaron que asistieron a las familias con alimentos y productos de primera necesidad y, en algunos casos, con materiales de construcción. También comenzaron con las visitas a los grupos familiares que regresaron a sus lugares de origen.

«Las estructuras ocupadas corren riesgo de derrumbe, lo que implicaba un riesgo severo para las familias», explicaron desde el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad y recordaron que, además, el juez Orlando Díaz «ya había dictado el desalojo del sitio».