cta

La CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma, junto a organizaciones políticas kirchneristas y de izquierda, se movilizaron esta tarde a la Plaza de Mayo donde realizaron un acto que contó con los discursos de los secretarios generales Hugo Yasky y Pablo Micheli, quienes exhortaron a la unidad del movimiento obrero para frenar los despidos, el incremento de las tarifas de los servicios públicos y rechazar el veto a la ley de emergencia laboral.

Bajo una garúa que agravaba el frío, una multitud reclamó un paro nacional, una consigna que fue tomada en sus discursos tanto por Micheli como por Yasky, quienes intercalaron fuertes críticas a la gestión del presidente Mauricio Macri.

Micheli, quien abrió el acto, manifestó: “Hacemos un llamamiento a los demás sindicatos, a las demás centrales: hay que construir un paro nacional, hay que parar el ajuste con un paro poderoso de todas las centrales”.

Sobre la unidad, el líder de la CTA que se enfrentó al kirchnerismo sostuvo que si bien “no han desaparecido las diferencias” entre los dirigentes de las centrales sindicales, desde su lugar seguirá “construyendo esta unidad” porque “es una actitud madura aceptar que se puede construir en la diversidad”.

A su turno, Yasky remarcó que ambos secretarios generales de la CTA están “dispuestos a retomar el camino de la unidad en acción con la CGT” y agregó que “para que la Argentina tenga la agenda social y haya respeto por los derechos de los trabajadores”.

El dirigente sindical afirmó que “el movimiento sindical se tiene que unir detrás de una única conducción: la de la clase trabajadora”.

“Unidos somos invencibles, aunque gobiernen las clases dominantes”, sentenció Yasky, quien no perdió oportunidad de criticar a la administración macrista a la que acusó de “gobernar para los que tienen dinero”. “Son parte de la Sociedad Rural y las empresas, y al pueblo se le da la espalda”, sentenció el dirigente.