Compartir en:

La remera María Sol Ordas ganó la primera medalla de oro para Argentina en los III Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, al imponerse esta mañana en las regata final de 500 metros del single scull. De esta forma, la deportista oriunda de San Nicolás cumplió con las expectativas que había generado tras encabezar todas sus series clasificatorias en el Dique 3 de Puerto Madero.

Ordás se convirtió hoy en la primera campeona olímpica de la juventud. Entre los hombres, Braian Toledo había logrado el primer puesto en lanzamiento de jabalina en Singapur 2010 y Francisco Saubidet se había colgado la dorada en winsurf en Nanjing 2014.

En la final, la palista albiceleste que el 24 de septiembre cumplió 18 años estableció un tiempo de 1 minuto, 43 segundos y 81 centésimos para superar a la sueca Elin Lindroth (1 minutos, 44 segundos y 31 centésimos), la estonia Greta Jaanson (1 minutos, 46 segundos y 13 centésimos) y la uzbeca Luizakhon Islomova (1 minutos, 51 segundos y 21 centésimos).

Hija de dos remeros olímpicos (su padre Damián Ordas estuvo en Sydney 2000 y su madre Dolores Amaya compitió en Atlanta 1996 y había clasificado para Sydney 2000, aunque finalmente no pudo ir porque estaba embarazada de ella), Ordas había accedido a esta regata por medallas luego de imponerse media hora antes en una de las semifinales con una marca de 1 minuto, 45 segundos y 11 centésimos.

Cabe destacar que la remera nicoleña ya se había consagrado como subcampeona mundial junior en el último certamen disputado en la República Checa. En esa ocasión, solo fue superada por la rumana Tabita Maftei.

“Estoy contenta y emocionada”, destacó Ordas tras su triunfo y confesó: “Hoy me levanté un poco nerviosa, antes de que suene el despertador, pero en la carrera me sentí tranquila”.

Sobre la regata final, la representante argentina reconoció: “Nunca supe que estaba adelante y, si bien creí que había ganado, cuando crucé la meta me invadió la confusión al escuchar que íbamos al ‘photo finish'”.

Con relación al cariño que recibió de los espectadores durante estos cuatro días en el Parque Urbano, Ordas sostuvo: “No puedo dar un paso sin que alguien me pare para hablar, para hacerme sentir su apoyo y su cariño. Esto es impagable. Ahora voy a dedicarme a disfrutar un poco más, sin tanta tensión, de estos Juegos que son maravillosos”.