dragon1

El deporte y la cultura se unieron en un evento muy especial: la Regata del Dragón, que se llevó a cabo en el Paseo Victorica y fusionó las identidades de Tigre y Taiwán. Cientos de espectadores disfrutaron ayer una jornada distinta a la orilla del río, en las que se complementaron los espectáculos artísticos con las pruebas deportivas.

Estuvo presente el intendente Julio Zamora, quien afirmó: «Hacemos un hermanamiento con Taiwán en un gran marco como fue esta regata especial. Un día con mucho contenido cultural con tradiciones, valores y todo lo que significa su cultura, de la cual no teníamos mucho conocimiento. Por eso, este es un primer abrazo entre el tigre y el dragón, con todo lo que significa para nosotros el agua, el remo y el esfuerzo para poner a este deporte en primer lugar, dentro de nuestras aspiraciones deportivas. Esperamos el año que viene hacerlo de forma más masiva y con mucha más gente».

«Tigre fue el escenario del ingreso de muchas culturas y se instalaron muchos clubes de distintos países, esa inmigración marcó en Tigre el remo; y la posibilidad que se da ahora de conectarnos con Taiwán en una regata que tienen ellos ancestral, por eso hay que respetar y evaluar esa identidad, disfrutándola entre todos los vecinos», agregó Zamora.

Por su parte, el embajador de Taiwán, Huang Lien Sheng, destacó: «Vivimos una noche muy linda de intercambio cultural y deportivo; y a la gente le gustó mucho. Tigre es un lugar único en el mundo, es muy bonito y está a la vista con su gente, ríos y lugares. Por eso, organizamos un evento como la Regata del Dragón, un festival tradicional en Taiwán en honor a un importante ministro de la Corte que nació 140 años antes de Cristo, como un símbolo de patriotismo y justicia. Esperamos volver a repetirlo el próximo año».