patentes

A partir de un sistema de control con cámaras fijas y móviles, la agencia de recaudación provincial Arba retuvo en distintas ciudades de la costa 189 vehículos que registraban deudas altas en el Impuesto a los Automotores y recuperó más de 2,3 millones de pesos en la última quincena.

Una vez que los autos fueron localizados y retenidos por los fiscalizadores, sus propietarios resolvieron abonar las deudas en el acto, con tarjetas, en las oficinas móviles de atención que el organismo dispuso junto a los puestos de control. De esta manera, los contribuyentes se pusieron al día con el fisco y recobraron la posesión de sus rodados.

El titular de Arba, Iván Budassi, hizo hincapié en que «los deudores mostraron que su incumplimiento con la Provincia no tenía que ver con una cuestión económica, sino que era un tema de falta de voluntad para pagar sus obligaciones tributarias».

En ese sentido, el funcionario sostuvo que «los impuestos que los dueños de estos autos dejaban de pagar restaban a la provincia de Buenos Aires recursos que son muy importantes para seguir avanzando con mejores servicios en seguridad, salud y educación».

Entre los vehículos retenidos, la mayoría estaban valuados en más de 300 mil pesos. Se registraron distintos modelos de Jeep, Toyota, Mercedes, Renault, Volkswagen, Dodge, BMW, Audi y Mitsubishi, entre otras marcas.

La tecnología que la agencia de recaudación utiliza para combatir la evasión en el Impuesto a los Automotores incluye cámaras fijas, que se encuentran ubicadas en los accesos a ciudades de la costa, y móviles, que están instaladas en camionetas de fiscalización que circulan dentro de las localidades balnearias.

Estos dispositivos captan imágenes de las patentes de los rodados que transitan por el lugar y, a través de un software especial, cruzan esa información con las bases de Arba, que contienen datos sobre deudores.

El sistema identifica a los vehículos con alto grado de morosidad, que cumplen las condiciones para ser retenidos, y automáticamente envía un aviso a los fiscalizadores para que realicen el procedimiento de recuperación de deudas.

Budassi explicó: «Esta tecnología nos permite fiscalizar y cobrar con eficiencia, sin incomodar a quienes están al día, tal como nos pidió el gobernador Daniel Scioli». A la vez, subrayó que «las cámaras también son de utilidad para colaborar con la Policía y ayudar a prevenir delitos», ya que el sofware también indica si los rodados tienen requerimientos judiciales. De hecho, en el marco de los mismos operativos, se dio parte a la fuerza de seguridad de unos 30 vehículos con pedidos de secuestro.