hospital1

La postergada inauguración del hospital de Tigre se metió en la campaña electoral. Hasta el establecimiento ubicado en Alvear y Sarmiento se dirigieron esta mañana el ministro de Salud nacional, Daniel Gollán, y el precandidato a intendente del Frente para la Victoria (FPV), Sergio Szpolski, para denunciar que la obra fue finalizada en 2012 y exigirle al Municipio su apertura. En tanto, el intendente Julio Zamora y la subsecretaria de Salud municipal, Inés Pertino, salieron al cruce de esas declaraciones y negaron que el edificio se encuentre finalizado.

«Hace tres años que el gobierno nacional entregó este edificio y con tristeza vemos que todavía se encuentra cerrado», aseguró Szpolski, quien agregó: «Queda a la vista que la apertura del hospital no fue una prioridad para el Municipio, por eso nosotros lo vamos a poner en funcionamiento, no solo como maternidad y pediatría, sino que va a atender otras especialidades que hoy necesitan los tigrenses».

Por su parte, Gollán manifestó: «Actualizados a precios de hoy, la Nación invirtió más de 200 millones de pesos con este hospital que fue entregado prácticamente llave en mano. Nos apena el tiempo que se ha perdido con respecto a las prestaciones que se podrían haber prestado, por eso hoy venimos a constatar el estado de las obras, para corroborar que quienes tienen la responsabilidad de inaugurarlo puedan hacerlo a la brevedad».

Sin embargo, también se acercó al lugar Pertino para brindar la postura de la Comuna: «Es vergonzoso que vengan a ver una obra que nos tiraron por la cabeza y que estamos terminando con fondos municipales. Se acordaron que existe Tigre, pero Nación aún no nos ha entregado la llave para poder inaugurarlo. Hace mucho tiempo que ninguna autoridad aparece por acá y lo hacen justo antes de las elecciones, en época de campaña electoral. Nosotros no hacemos de la salud un tema marketinero».

«No tenemos la entrega definitiva del hospital por parte del Ministerio de Planificación. Están terminando aún con las obras, ya que si se entra se puede ver que se están puliendo pisos», puntualizó la funcionaria municipal, quien destacó: «Nos duele profundamente porque nosotros trabajamos en este tema de una forma muy seria y profesional. Por eso, lo vamos a inaugurar en el momento indicado, con mucho trabajo, responsabilidad y planificación; y no como un acto markertinero de campaña».

Además, a través de su cuenta en la red social Twitter, Zamora le envió dos mensajes al subsecretario de Obras Públicas nacional, Abel Fatala, quien también formó parte de la comitiva que llegó a Tigre. «Es vergonzoso que vengan a ver una obra que nos tiraron por la cabeza y que estamos terminando con fondos municipales», sostuvo el jefe comunal en el marco de la polémica.