El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU cuestionó la detención de la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala, y le pidió al “gobierno de la Argentina” su liberación “inmediata”.

El informe, que fue recibido hoy por la Cancillería nacional, ahora fue girado a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que será la que definirá la postura final del organismo internacional.

Para el grupo de la ONU, fue “arbitrario” el arresto de Sala, quien está presa en Jujuy desde el 16 de enero pasado tras una denuncia del gobernador Gerardo Morales por protestar frente a la sede gubernamental, a lo que luego se le sumó una causa por el presunto desvío de fondos millonarios destinados a la construcción de viviendas.

Según indicó la resolución que se conoció hoy, Sala fue objeto de “un entramado de acusaciones consecutivas e inicios de causas judiciales para sostener su privación de libertad de manera indefinida en el tiempo”.

Además, el grupo de trabajo evaluó que “no existen elementos legales para justificar” la “prisión preventiva” de la dirigente social, ya que “no se demostró que existen riesgo de fuga o de entorpecimiento de la investigación”.

“El Estado impidió el ejercicio del derecho de defensa de Sala por la falta de precisión y claridad de los hechos que se le imputan y por no informarle adecuadamente los delitos por los que es acusada”, subrayó el informe, al responder a una presentación realizada en febrero pasado por Amnistía Internacional, CELS y ANDHES a favor de la dirigente social jujeña.