El titular de Trenes Argentinos, Martín Marinucci, confirmó hoy el restablecimiento de los servicios Retiro – Tigre y Victoria – Capilla del Señor de la línea Mitre, luego de dos semanas de interrupción como consecuencia de la toma de terrenos en el predio ferroviario de Victoria, que fueron liberados anoche por una decisión judicial.

«Después de 14 días sin poder tener el servicio, los vecinos y las vecinas de la Zona Norte del Conurbano pueden volver a utilizarlo y ya funcionan con normalidad, gracias a la decisión judicial que estableció que las personas que estaban tomando terrenos del ferrocarril liberen la zona», afirmó el funcionario en declaraciones a Radio 10.

Anoche, el titular del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, Omar Maturano, había confirmado que la jueza Sandra Arroyo Salgado ordenó «el desalojo pacífico» de los terrenos y aseguró que se reanudaría el servicio desde las 4 de hoy.

En tanto, el presidente de Trenes Argentinos explicó que «la jueza hace tres días se presentó en el predio e hizo una verificación ocular y se dio cuenta de que era necesaria la liberación de la zona y lo dispuso ayer».

«Esas tierras habían sido cedidas por el gobierno anterior para el Programa Nacional de Barrios Populares sin haber tenido siquiera la capacidad de entender que eran un sector operativo» de los trenes, ya que es donde se encuentran los talleres, explicó Marinucci.

En un comunicado, Trenes Argentinos informó que, además del retiro de las casillas, «se delimitó la zona de vías mediante la colocación de bloques de hormigón New Jersey y rejas en altura para evitar la circulación de los intrusos por la zona operativa».

«Gracias a la decisión de la Justicia de restituir el predio a la empresa, los trenes de trabajo que efectúan reparaciones en los ramales Tigre y Capilla del Señor podrán restablecer la circulación sin riesgos de provocar ningún tipo de incidentes», indica el comunicado.

La zona aledaña a esa estación había sido tomada hacía varias semanas por personas ajenas a la empresa Trenes Argentinos, lo que impedía -según confirmó el sindicato- realizar las tareas y maniobras respectivas.

La ocupación del lugar comenzó el 23 de agosto, cuando un grupo de familias usurpó terrenos y un obrador en el predio de los talleres de Victoria.

El sector era utilizado por los ocupantes como campamento, lo que afectaba de forma directa la vía utilizada para abastecer de materiales a los servicios de los ramales Tigre y Capilla del Señor, por lo que en su momento la propia compañía denunció la situación ante la Justicia federal.