Dos unidades de la línea de colectivos 723 comenzaron a circular hoy por las avenidas troncales de Nordelta y hasta las estaciones de Benavídez y General Pacheco, a partir de la autorización aprobada a fines del año pasado por el Concejo Deliberante.

Los servicios de la empresa de transporte local se prestan en dos franjas horarias, de 6.30 a 8.30 y de 16 a 18. Uno comienza en General Pacheco y finaliza en Benavídez, y otro realiza el recorrido inverso, ambos pasando por las avenidas de Los Lagos, del Golf y los Fundadores, por dentro del complejo de barrios privados.

“Se dio cumplimiento a aquella ordenanza que aprobamos en diciembre del año pasado y que tenía un plazo de 90 días para reglamentarse para que la Línea 723 pudiera entrar a Nordelta”, destacó el concejal Rodrigo Molinos, quien destacó que “la intención del intendente Julio Zamora” al promover esta norma fue que los colectivos “puedan ingresar sin ningún tipo de restricción”.

“Muchos trabajadores se encontraban con algunas situaciones de segregación. Por eso, creemos que es un paso importante para que nuestras comunidades puedan estar cada vez más relacionadas, con un Tigre integrado sin ningún tipo de barreras y con un camino abierto para todos los habitantes”, agregó el edil, con referencia a las denuncias de discriminación realizadas por empleadas domésticas a las que no les permitían utilizar las combis de la empresa Mary Go, que eran las únicas que circulaban Nordelta.

Por su parte, el subsecretario municipal de Tránsito y Transporte, Oscar Scotto, manifestó: «Creemos que va a ser un antes y un después en el transporte público a Nordelta. Los usuarios van a poder utilizar la SUBE, pagando la tarifa mínima. Tenemos muchas expectativas».