tasacion1

La tasación de una propiedad ubicada en el Dique Luján y el peritaje sobre nueve teléfonos celulares, son dos de las medidas cuyos resultados espera la Justicia Federal para avanzar en la causa por presunto enriquecimiento ilícito contra el exsecretario de Obras Públicas nacional, José López.

El magistrado Daniel Rafecas espera que llegue este miércoles a su juzgado el resultado de la tasación de la vivienda en la que vivía el exfuncionario, un estudio que fue encargado al Colegio de Martilleros de San Isidro.

La lujosa casa de Dique Luján fue vendida por el contador Andrés Galera al empresario Eduardo Gutiérrez en mayo de 2009 y luego alquilada a López, quien se encuentra detenido desde el 14 de junio pasado, cuando fue encontrado con 9 millones de dólares y un arma en un convento de General Rodríguez.

Tanto el juez como el fiscal federal Federico Delgado tiene dudas sobre cuál era la verdadera naturaleza del vínculo de López con Galera y Gutiérrez e incluso sospechan que podrían ser testaferros del exfuncionario nacional, según indicaron a Télam fuentes judiciales.

Uno de los hechos que llamó la atención de los investigadores fue que López y su mujer María Amalia Díaz gestionaran obras en la vivienda, a pesar de figurar como inquilinos.

El arquitecto Federico Curcio, quien trabajó en el desarrollo de esa casa, declaró en sede judicial: «Galera me presentó a Amalia y yo empecé a darle referencias de las tareas que iba ejecutando o haciendo. También en alguna ocasión almorcé con López y su esposa por las mismas razones».

La esposa del detenido está citada a prestar declaración indagatoria el martes 2 del mes próximo; Galera, el miércoles 3; Gutiérrez, el jueves 4; y López ampliará su indagatoria el viernes 5.

En simultaneo, el fiscal Delgado le pidió al cuerpo de investigadores de la Policía Judicial del Ministerio Público Fiscal de la CABA que analice las comunicaciones de nueve teléfonos secuestrados en el marco de esta causa.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal busca establecer con quiénes se contactaban López y su esposa y establecer, entre otras cosas, las características de las comunicaciones que tenían con los empresarios Galera y Gutiérrez.

A través del análisis de la información que puedan arrojar los teléfonos celulares, Delgado intentará determinar también si hubo alguna persona más que se comunicó con López la noche en la que fue detenido.

Hasta ahora, el fiscal pudo saber que la noche en la que fue apresado López un celular de su esposa tomó contacto en al menos once oportunidades con un celular perteneciente a Alba Día de España Martínez Fernández, la madre superiora del convento de General Rodríguez.

La semana pasada, dos de las hermanas de clausura del establecimiento de General Rodríguez reconocieron ante la Justicia que sabían que «José» iría al convento la noche en la que fue detenido con los dólares y el arma en su poder.