Las tensiones que atraviesa la CGT amenazan con profundizarse de cara a las PASO, a raíz de los alineamientos dentro del peronismo que empezaron a mostrar los dirigentes sindicales, quienes en algunos casos apuestan a una renovación partidaria de la mano de Florencio Randazzo, aunque también están los encolumnados con Cristina Kirchner y los que se posicionan junto a Sergio Massa.

Pero la inminente campaña electoral reavivará la interna, ya que se percibe que una confrontación en las PASO entre el kirchnerismo y el sector que avala la candidatura del exministro de Transporte se proyectará al gremialismo y añadirá más roces en el seno de la central.

En los últimos días ya se produjo un episodio que anticipa esta nueva tensión, cuando la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, aliada al kirchnerismo y mencionada como posible candidata, realizó un acto en la sede de la CGT con el acompañamiento de los dirigentes gremiales que apuestan por la continuidad del liderazgo de la expresidenta.

Esto no cayó bien en dirigentes de otros sectores de la central, por ejemplo del moyanismo, quienes se distanciaron del kirchnerismo hace años.

A su vez, la relación entre el peronismo y la CGT tendrá un ingrediente clave en estas elecciones, ya que las cajas sindicales serán un financiamiento ansiado por los dirigente políticos que deberán afrontar una campaña en momentos en que están desprovistos de fondos públicos.

Hasta el momento, Randazzo es quien estaría logrando mayores adhesiones dentro de la CGT, ya que varios dirigentes no tienen buena relación con el kirchnerismo y ven con buenos ojos que el peronismo inicie una nueva etapa con renovados liderazgos.

El dirigente oriundo de Chivilcoy cuenta con el apoyo de grandes gremios como la Unión Ferroviaria, con la que había cultivado un estrecho vínculo en sus tiempos de ministro de Transporte, y también de la UOM, ya que su titular Antonio Caló dijo que es su candidato, aunque aclaró que respaldará a Cristina Kirchner si le gana la interna.

Randazzo tiene también el respaldo de uno de los miembros del triunvirato, Héctor Daer (Sanidad), y de la mayoría de los sindicalistas del sector del MASA, como el taxista Omar Viviani y el líder de Luz y Fuerza Guillermo Moser; además del petrolero Alberto Roberti.

Por otra parte, el kirchnerismo es claramente minoría en el Consejo Directivo de la central, pero cuenta con un puñado de dirigentes que continúan identificándose con la exmandataria, como Víctor Santamaría (Encargados de edificio), Francisco Gutiérrez (UOM) y Omar Plaini (Canillitas).

Cristina también tiene el respaldo de un sector de gremios de la CGT que decidió quedar marginado de la conducción de la central, entre ellos La Bancaria, que conduce Sergio Palazzo.

Además están los dirigentes cegetistas que apoyan al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, como el integrante del triunvirato Carlos Acuña (Estaciones de servicio), quien es legislador bonaerense por ese espacio político, el gastronómico Luis Barrionuevo y Facundo Moyano (Peajes).

Por último, hay varios integrantes del moyanismo, con excepciones como las de Plaini y Facundo Moyano, que promueven una postura independiente de la política partidaria y no se identifican con ningún candidato, entre ellos el miembro del triunvirato Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Pablo Moyano (Camioneros) y Jorge Sola (Seguros).