Compartir en:

Los obispos llamaron hoy a consolidar la democracia “cada día más” y pidieron a Dios que ayude a los argentinos a que este camino “se traduzca en vida digna, desarrollo integral, trabajo para todos, acceso a la salud y educación de calidad”.

“Reconociendo la inmensa dignidad de cada persona podemos decir que las mayores hipotecas del país siguen siendo la pobreza, la exclusión y la desigualdad”, advirtieron los prelados, en el mensaje titulado “El fortalecimiento de nuestra Nación”.

“La Patria requiere de todos un renovado esfuerzo de diálogo sincero y búsqueda de consensos en orden a generar síntesis superadoras. La grandeza de nuestra dirigencia se manifestará en este intento si sabe incorporar también los esfuerzos y las búsquedas de los más pobres”, sostuvieron.

Además, los obispos exhortaron a desterrar la corrupción y consideraron que “no será posible un real fortalecimiento de nuestra democracia, sin una firme opción ética en los distintos niveles de la vida social, sin una real división de los poderes del Estado y una participación cotidiana y generosa de cada argentino”.

“Como ciudadanos responsables estamos llamados a formar un pueblo que, más allá de las discrepancias, sostenga referencias estables que conformen un proyecto común. Esto supone un renovado esfuerzo por superar las distintas formas de violencia y por construir la amistad social”, subrayaron.

Los principales religiosos de la Iglesia Católica protagonizaron la 118° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en el partido de Pilar.