La desocupación llegó al 9,1% en el primer trimestre del año y subió fuerte respecto de fines de 2017, cuando se había ubicado en el 7,2%, según los datos difundidos hoy por el Indec.

Este dato representa un leve descenso con relación al primer trimestre del año pasado, cuando había sido del 9,2%.

La subocupación se ubicó en 9,8% en el mismo período y bajó levemente respecto del 9,2% de un año atrás.

Pero creció 0,4% respecto del cuarto trimestre, cuando registró un 10,2%.

El Indec consideró que los resultados “representan un aumento significativo en la tasa de desocupación con relación al trimestre anterior, mientras las tasas de actividad y empleo no presentan diferencias estadísticamente significativas”.

Según las cifras oficiales, la población desocupada alcanza a 1.183.000 personas, mientras que la subocupación afecta a 1.977.000, sobre una población económicamente activa de 27,7 millones de personas que habitan los 31 aglomerados relevados por el organismo.

Si se traspolaran las cifras al total de la población, más de cuatro millones de personas tienen problemas de empleo en la Argentina.