La CGT coincidió hoy con la Iglesia en su preocupación por la situación de “pobreza estructural” que afecta al país, durante una reunión que mantuvo con la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, representada por Jorge Casaretto, con el objetivo de analizar la situación social y económica y pautar actividades en común.

En el salón Saúl Ubaldini de la histórica sede cegetista de la calle Azopardo, el triunvirato de la central obrera, integrado por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, dialogó con los representantes eclesiásticos sobre los índices de pobreza, el nivel de desempleo y los índices de la actividad económica, indicaron a Noticias Argentinas fuentes de la Iglesia.

En el marco del desayuno, ambas partes resaltaron “la necesidad de trabajar para lograr que haya una cultura del encuentro”, ante lo cual coincidieron en que este tipo de reuniones “le hacen muy bien al diálogo para fomentar ese encuentro”.

“Se pasó revista a la situación social y económica del país y se habló de la pobreza. Le ratificamos a ellos la agenda de reclamos que le hicimos al Gobierno”, afirmó Schmid en declaraciones tras el encuentro.

El dirigente agregó: “Los obispos nos pidieron que sumemos la participación de los movimientos sociales y ver como a través del diálogo se pueden encontrar algunos caminos alternativos. El camino es ver como podemos trazar alternativas”.

Por su parte, el titular del sindicato de Panaderos, Abel Frutos, sostuvo: “Hay preocupación tanto de ellos como de nosotros por la situación de la pobreza. Nosotros les dijimos que la pobreza no es nueva en nuestro país pero alertamos que la brecha social se está agrandando”.

En tanto, el secretario de Prensa de la CGT, Jorge Sola, planteó: “Estuvimos analizando los bolsones de pobreza, la situación de los trabajadores y estuvimos en plena coincidencia en lo que pensamos”.

En diálogo con Radio El Mundo, el dirigente sindical advirtió que “las cosas están cada vez peor y alguna resolución tiene que haber”.

En la previa del encuentro, el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS), Jorge Lozano, había advertido que la Iglesia percibía “una situación de gravedad, un crecimiento de la demanda de ayuda en algunos comedores de los barrios y de mayor ayuda alimentaria también en Cáritas”.

La semana pasada había visitado la sede de la CGT Agustín Salvia, a cargo del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), quien expuso ante los gremialistas un detallado informe sobre la pobreza estructural y los problemas para la creación de empleo.

De la reunión de hoy también formaron parte los secretarios generales de Camioneros, Pablo Moyano; Judiciales de la Nación, Julio Piumato; Canillitas, Omar Plaini; y Alimentación, Rodolfo Daer; así como el obispo auxiliar de Buenos Aires y viceasesor de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, Juan Carlos Ares.

Los integrantes de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) entregaron a la CGT la invitación para participar de la Semana Social de la Iglesia, que se llevará a cabo entre el 23 y el 25 de junio en la ciudad bonaerense de Mar del Plata, bajo el lema “La amistad social y el cuidado de la casa común”.

Por otra parte, es posible que haya un encuentro entre representantes de la CGT y el Papa Francisco el mes próximo en el Vaticano, aunque aún resta que el Sumo Pontífice apruebe el pedido de audiencia que hicieron llegar los sindicalistas.