La Confederación General del Trabajo (CGT) recibió el apoyo del Partido Justicialista (PJ) y ratificó que “pase lo que pase, el 7 de marzo” marchará para plantear diversos reclamos al gobierno nacional.

Uno de los secretarios generales de la central sindical, Héctor Daer, señaló: “Esta CGT no es colaboracionista del gobierno. Tenemos una estrategia propia”. Y agregó: “Acá hay una caída del consumo y de la economía, esto trae aparejado caída de ventas”.

En declaraciones a Radio del Plata, el jefe del gremio de la Sanidad precisó: “La convocatoria a la marcha tiene que ver con el cambio de políticas de comercio exterior”.

Por su parte, las autoridades del PJ comprometieron este lunes ante los miembros de la conducción de la CGT su “apoyo” a la marcha programada por la central obrera hacia el Ministerio de Producción, con una batería de reclamos al gobierno de Mauricio Macri.

“El Justicialismo apoya la movilización del 7 de marzo que va a hacer el movimiento obrero organizado”, subrayó el presidente del PJ, José Luis Gioja, quien también destacó “coincidencias totales” con el diagnóstico que hizo la CGT sobre la situación del empleo y la pérdida del poder adquisitivo.

En tanto, la CGT emitió un documento en el que reclama al gobierno una serie de “correcciones” en la orientación de la política económica, especialmente vinculadas al “sostenimiento del empleo, el crecimiento del mercado interno y el desarrollo industrial”.

El texto titulado “Sin mercado interno no hay desarrollo”, la central obrera advierte que la realidad “devuelve hoy una imagen bastante distorsionada de aquellos anhelos” con los que se puso en
marcha el gobierno de Cambiemos y reclamó un programa para “contener la inflación”, “una política comercial que impida el ingreso de productos e insumos innecesarios” y un plan “industrial que tenga como ejes la sustitución de importaciones y el desarrollo estratégico”.