La CGT ratificó esta tarde la marcha del próximo martes a la Plaza de Mayo contra las políticas económicas y sociales del gobierno nacional, a pesar de que algunos sectores reclamaron que se suspendiera la convocatoria tras el resultado de las PASO.

La movilización fue confirmada tras la reunión de su Consejo Directivo, que se realizó en la sede porteña de Azopardo al 800, donde se registró un fuerte debate entre “los gordos” y “los independientes”, que plantearon la baja de la protesta, con los dirigentes que respaldaron lo que ya se había definido en el último plenario de secretarios generales.

“Los temas nuestros no se resuelven con el momento electoral, los ciudadanos no solo valen a la hora de los votos. Nuestros problemas siguen presentes y seguirán después de (las elecciones de) octubre”, sostuvo el triunviro Juan Carlos Schmid, una de las caras visibles de los que están a favor de la movilización.

Por su parte, su colega Héctor Daer relativizó que el gobierno de Mauricio Macri haya tenido un espaldarazo en los recientes comicios. “El 65% fue un voto opositor a determinadas políticas de ajustes”, evaluó el dirigente.

Por otra parte, se ratificó la reunión del Comité Central Confederal de la CGT, que se llevará a cabo después del 20 de septiembre. Recién en ese encuentro la central sindical definirá cómo continuará el plan de protestas y si se convoca a un paro.

Además, Schmid adelantó que mañana iniciarán conversaciones con representantes de otras centrales y organizaciones sociales que “seguramente” se sumarán a la marcha del próximo martes, desde las 15, a la Plaza de Mayo.