La CGT encabezó esta tarde una multitudinaria marcha hacia la Plaza de Mayo para visibilizar sus duras críticas al gobierno de Mauricio Macri. En ese marco, se anunció que el próximo 25 de septiembre se reunirá el Comité Central Confederal “para iniciar un plan de lucha que incluya un paro general”.

En el cierre de su discurso ante los miles de manifestantes concentrados en las puertas de la Casa Rosada, el integrante del triunvirato de conducción de la central sindical, Juan Carlos Schmid, advirtió que se decidió “llamar a un Comité Central Confederal el 25 de septiembre para reiniciar un plan de lucha que incluya un paro general, plenarios regionales, reunión con los legisladores y todas las medidas que sea necesarias para defender el interés nacional y el de todos los trabajadores”.

Fue el broche de una importante movilización a la que se sumaron también las dos CTA, organizaciones sociales y partidos de izquierda. “Control de precios de alimentos y medicamentos; aumento de emergencia para jubilados; defensa del modelo sindical y de las obras sociales; y Emergencia Social Alimentaria”, fueron las consignas de los organizadores.

El dirigente moyanista fue el único orador del acto, que comenzó a las 14.40, veinte minutos antes de la hora prevista. Un fugaz enfrentamiento entre camioneros y maquinistas de trenes, por las posiciones cerca del palco, obligó a apurar los tiempos.

Sobre el escenario, donde estuvo acompañado por otros referentes gremiales, Schmid ratificó el rechazo de la central a “cualquier reforma laboral” tras las elecciones de octubre y advirtió que el país se encuentra “frente a un Estado ausente, que hace rato se olvido de proteger a los que se levantan a la madrugada y van a construir la grandeza de la Nación”.

“El trabajo es un derecho, el desempleo y la precarización, la caída de los salarios explica el fracaso del modelo económico. ¡El trabajo no es la explotación de unos vivos sobre los otros! Sino siempre va a haber conflictos en la calle de este país”, apuntó el dirigente.

Además, el titular del gremio de Dragado y Balizamiento rechazó “cualquier acusación que diga que los trabajadores” están “atrasando” al país o son “un freno para las inversiones” y advirtió: “Nosotros queremos un cambio, queremos que se cambie la desigualdad, cambiar inversiones por las importaciones. Venimos a buscar la respuesta a esta plaza porque la respuesta es política y va a ser la política la que va a sacar al país de la crisis”.

“Recientemente ha habido elecciones, pero este sector representa la creación de riqueza en este país y no nos alcanza solamente con votar. No venimos a levantar la bandera de ningún candidato, ni venimos detrás de ninguna conspiración, venimos con una demanda: trabajo digno y salario justo”, insistió el jefe sindical.

La marcha se realizó en medio de versiones de una posible fractura de la CGT, a partir de la interna entre los dirigentes más “duros”, como los moyanistas y los vinculados al kirchnerismo, y los más “dialoguistas”, como los “gordos” y los “independientes”.

Tras finalizar el acto, otro integrante del triunvirato, el barrionuevista Carlos Acuña (Estaciones de servicio) minimizó la posibilidad de una división formal de la central: “Romper esta unidad sería entregarle en bandeja de plata al gobierno el movimiento obrero”.

Además de Schmid y Acuña, sobre el escenario también estuvieron Pablo Moyano (Camioneros), Andrés Rodríguez (UPCN), Julio Piumato (Judiciales), Víctor Santa María (Encargados de edificios), Omar Plaini (Canillitas), Sergio Romero (UDA) y el diputado Facundo Moyano (Peajes), entre otros, Sin embrago, al menos la mitad de los integrantes del Consejo Directivo prefirió quedarse abajo.

En ese sentido, el dato saliente y que pinta de cuerpo entero las diferencias internas dentro de la central fue que varios referentes de los “gordos” y los “independientes” no subieron al palco y prefirieron encabezar las columnas de sus sindicatos sobre la plaza. Por ejemplo, el miembro del triunvirato Héctor Daer (Sanidad), Antonio Caló (UOM), Omar Maturano (Fraternidad) y Gerardo Marínez (UOCRA).