El viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, afirmó que en base a los últimos números de casos de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la situación está en «un momento muy complicado», reconoció que «van a empezar a faltar camas en pocos días» y defendió el nuevo criterio de considerar como casos positivos a los convivientes de los infectados sin realizar los tests de diagnóstico.

«Estamos en un momento muy complicado. Hace mucho que venimos logrando que la velocidad de ascenso de los casos no sea vertiginosa, pero tampoco logramos nunca que no deje de subir, toda lectura sobre mesetas que duran cuatro días es una mala lectura epidemiológica, seguimos en una curva ascendente», dijo el funcionario.

En declaraciones a Radio La Red, el sanitarista explicó que «hay poca capacidad de camas y una gran afluencia de pacientes contagiados». Además, advirtió que es necesario «reducir la vinculación de las personas para reducir los contagios y gestionar el sistema de salud lo mejor posible, sabiendo que estamos en una situación donde van a empezar a faltar camas en pocos días».

«Estamos en alerta porque todos los días tenemos más ingresos que egresos, ya lo dijimos hace unas semanas, entre mediados y final de agosto la cantidad de camas de terapia intensiva en el AMBA iba a hacer tal que no iba a ser fácil conseguir una», apuntó Kreplak.

Al ser consultado sobre el nuevo criterio de considerar como casos positivos a los convivientes de los infectados que tengan síntomas sin hacerles los hisopados, el viceministro expresó: «Hace semanas venimos madurando esa confirmación por nexo epidemiológico».

Además, el especialista remarcó que en una familia de cuatro personas, si uno es positivo y a los dos días otro también tiene síntomas, la posibilidad de tener coronavirus es tan alta «que hacer el testeo de PCR no tiene sentido».

«Queremos usar el testeo para personas que tengan menos posibilidades de tener, para discernir al que es del que no es», agregó.

Con relación a la posibilidad de abrir más actividades, en el marco de la cuarentena, el funcionario opinó que es necesario «cerrar más desde el punto de vista sanitario», aunque reconoció que las decisiones «son más complejas».

Por último, Kreplak opinó sobre la próxima temporada estival: «Es difícil en términos epidemiológicos serios tener definiciones a más de 30 días, los científicos que investigan vacunas dicen que están muy cerca; no creo que vayamos a tener un verano normal, pero tampoco podemos decir que haya restricción total».