El gobernador Axel Kicillof afirmó hoy que su administración trabaja para regularizar «hasta la última vivienda de la provincia de Buenos Aires» y criticó a quienes buscan «generar temor» ante esta decisión.

El mandatario provincial formuló estas declaraciones al acompañar al presidente Alberto Fernández en Ezeiza, donde se realizó un acto de entrega de viviendas.

Allí, Kicillof planteó: «Hay muchos barrios privados que por deficiencia de la propia Provincia no están regularizados, entonces el que tiene una vivienda no puede escriturar, transferir ni heredar». Y analizó que esta situación «es un problema para el propietario».

«Necesita una acción del Estado, porque la situación en la que está es irregular. Lo que decidimos es regularizar hasta la última vivienda de la provincia de Buenos Aires», aseguró el gobernador.

En clara alusión a las críticas vertidas por dirigentes de la oposición a su postura, el mandatario planteó que se trata de «una buena noticia» y cuestionó a quienes tienen ganas «de convertirla en algo malo, generando miedo y temor».

«Los problemas de vivienda hay que solucionarlos, hay que dar crédito y producir vivienda», resaltó.

Luego, Kicillof manifestó que en la Provincia existe «un déficit inmenso de viviendas», detalló que son 2 millones los bonaerenses «que necesitan soluciones habitacionales» y remarcó que los últimos cuatro años la respuesta «fue cero Estado».

«Contamos con Alberto para que el problema de la vivienda -que no se puede solucionar en 10 minutos- tenga una perspectiva, un horizonte bueno y mejor para los y las bonaerenses», destacó.

En este contexto, Kicillof expuso que le gustaría que el expresidente Mauricio Macri explicara «por qué paró tanto tiempo tantas obras y las dejó sin terminar, si fue un tema dogmático o ideológico o si la vivienda social o para sectores medios no entraba en su gobierno».

«En la Provincia, la exgobernadora (María Eugenia Vidal) y el expresidente las pararon y ahora nos dan consejos de lo qué hay que hacer para arreglar los problemas que ellos crearon», continuó.

Kicillof también sostuvo que «Alberto vino a revertir el desastre que dejaron», calificó a esta tarea de «dificilísima» y remarcó que aplaude la decisión política del Presidente «no sólo de terminar lo inconcluso sino de darle un nuevo impulso al Plan Procrear».

«El crédito UVA era una mochila llena de piedras. Convirtieron algo bueno en un problema. La decisión de que los créditos de que los que compran vivienda dependan del salario y no de la renta financiera, da un vuelco y pone en marcha la construcción de viviendas», finalizó el gobernador.