Para detallar las medidas que implementará la Provincia en esta nueva etapa del aislamiento obligatorio, el gobernador Axel Kicillof brindó hoy una conferencia de prensa junto al jefe de gabinete Carlos Bianco, el secretario general Federico Thea y el ministro de Salud, Daniel Gollán.

«Estamos dispuestos a encarar esta nueva etapa, con nuevos permisos, pero cada uno tiene un protocolo y responsables de controlar el cumplimiento», remarcó el mandatario sobre la aplicación de autorizaciones para reabrir industrias y comercios de cercanía.

En este sentido, Kicillof hizo diferencia entre las distintas zonas. «El interior es una región donde hay algunos lugares libres de coronavirus y en otros municipios los contagios se han ido reduciendo y están controlados», remarcó y agregó: «En el caso del Gran Buenos Aires, se permitirán actividades siempre y cuando no pongan en riesgo la salud y la vida de los y las bonaerenses. No nos podemos dar el lujo de la normalidad».

Asimismo, el gobernador señaló que tras la habilitación de la modalidad de comercio con entrega a domicilio «el consumo se reactivó en cierta medida». En este sentido, expresó: «Para evitar desabastecimiento y aumento de precios, hay que volver a producir en determinadas ramas industriales, modificando el funcionamiento».

Con respecto a los detalles técnicos, Bianco sostuvo que la apertura de establecimientos para la producción industrial «solo puede hacerse si las empresas aseguran el transporte de los trabajadores y las trabajadoras». Al respecto, subrayó: «La idea es regular y hacer más rígido el transporte público, que está destinado para aquellos que estén realizando actividades de carácter esencial».

En relación a la actividad comercial, Bianco hizo hincapié en que «la Provincia solamente va a habilitar comercios de cercanía, barriales, abiertos por sus dueños o empleados locales que no dependan del transporte público».

En cuanto al esparcimiento infantil, el funcionario señaló que se autorizará a los progenitores y cuidadores a ir con los niños a los comercios. «Las salidas recreativas van a seguir tal como estaban, habilitadas en 51 municipios de la Provincia pero prohibidas en el AMBA», aclaró.

Por su parte, Kicillof agregó: «Si cambia la situación epidemiológica habrá que volver para atrás con las autorizaciones. Prefiero que me critiquen por ser cuidadoso que lamentar no haberlo sido».

«El éxito hasta ahora ha tenido que ver con el trabajo coordinado entre todos los que tenemos responsabilidades, más allá de los signos políticos, para poder dar certezas a la ciudadanía», concluyó el mandatario.

Para el sistema de aprobación de protocolos, los municipios deberán solicitar las habilitaciones a la Provincia, que a su vez las pide a la Jefatura de Gabinete nacional. Una vez aprobadas por ambas jurisdicciones, las comunas deberán emitir los correspondientes actos administrativos.