El gobernador Axel Kicillof destacó hoy que la cuarentena por la pandemia de coronavirus permitió a su administración «recuperar el sistema sanitario», lo que se tradujo en un aumento del 31% de las camas de terapia intensiva en los hospitales de los 40 municipios que integran el AMBA.

En declaraciones a Télam, el mandatario provincial precisó que cuando asumió en diciembre pasado había en esta región unas 2.590 camas de terapia intensiva, mientras que en estos meses de aislamiento iniciado el 20 de marzo la cifra trepó a 3.757.

Estas 1.167 nuevas camas de cuidados intensivos que incorporó la administración bonaerense representan un 31% de incremento.

«Desde el gobierno aprovechamos este intervalo de tiempo que nos dio el aislamiento para recuperar el sistema sanitario. Tomamos todas las medidas necesarias para ampliar la capacidad de atención de nuestros hospitales y centros de salud», subrayó Kicillof.

«La provincia de Buenos Aires es inmensa y al día de hoy hemos entregado no solo camas sino también respiradores, monitores multiparamétricos y todo lo necesario para armar una unidad completa de terapia intensiva, para los hospitales provinciales y municipales», continuó el gobernador.

Además, el mandatario explicó que se trabaja, en forma paralela, «sobre la necesidad de que esas camas cuenten con enfermeros y médicos» y anticipó: «Pronto vamos a superar la meta que nos habíamos propuesto, pero aún así debemos seguir».

«La capacidad de atención se amplió y eso va a quedar más allá de la pandemia», remarcó Kicillof.

Ayer, un informe del Ministerio de Salud provincial sobre la ocupación de camas en el AMBA (que no incluye la CABA) detalló que de 18.326 plazas totales, tanto del sector público como del privado, 9.493 (51,75%) ya estaban ocupadas: 1.199 por covid-19 confirmado y 1.237 por casos sospechosos.

Así, en las salas de cuidados intensivos, la ocupación llegaba al 52,20%: 1.961 internados sobre 3.757 camas. De ellos, 250 eran pacientes con el virus confirmado y 191 con sintomatología.

El gobernador también destacó que el actual «es un momento para crear conciencia» y advirtió que la sociedad no debe «relajarse ni bajar los brazos».

Finalmente, ponderó la decisión del gobierno nacional de decretar tempranamente la cuarentena porque «permitió este refuerzo del sistema» y analizó que «aun con toda esta expansión» si no se logra «recuperar el achatamiento en la curva de contagio, las camas podrían no alcanzar».