Compartir en:

Para reclamar por la situación crítica que atraviesa el transporte fluvial, vecinos que residen en el Delta se movilizaron para exigir una audiencia urgente con la gobernadora María Eugenia Vidal para pedirle que incluya en el presupuesto un subsidio para el servicio de lanchas colectivas y que asegure los puestos de trabajo, entre otros temas relacionados.

La manifestación contra “el ajuste” se llevó a cabo finalmente en la Estación Fluvial, debido a que la Dirección Provincial de Islas, donde tenían previsto protestar, estaba cerrada.

“La gente en la isla depende del transporte para buscar agua potable, estudiar, trabajar, ir al hospital y muchas otras cosas. Hay gente que construyó su vida acá y desde el gobierno provincial están queriendo despoblar al Delta”, denunció María Eugenia Fernández Romero.

Además, la isleña recordó: “Vivimos una crisis de hace mucho tiempo. Pedimos por los recursos para que se arreglen las lanchas, las condiciones laborales de los trabajadores, las frecuencias horarias y los aumentos de las tarifas. Esto llegó a un límite”.

En tanto, el exconcejal Luis Cancelo, miembro del colectivo Unidad Isleña, dijo: “Estamos en una situación terminal. Con el Municipio presentamos un amparo ante la Justicia y ante la Cámara de Diputados un proyecto para que se incorpore el transporte fluvial al subisidio nacional. Además, ante el primer director de transporte fluvial de pasajeros de la gobernadora Vidal, quien nos echó”.

“Tocamos fondo y tenemos la intención de que la comunidad isleña conozca la situación. Las empresas ya transmitieron que al no poder pagar el combustible el servicio puede cortarse y muchos pueden perder su trabajo”, agregó el dirigente.

Por su parte, el titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) Seccional San Fernando, Hernán De Corte, comentó: “La palabra clave acá es abandono y no solo con la gente de la isla, sino con los trabajadores y sus familias. No vamos a abandonar esta lucha y que estén con la inseguridad con la que están trabajando. Cuando se termine la conciliación obligatoria, vamos a volver al paro y por tiempo indeterminado. La posición del gremio es siempre apoyar a los trabajadores”.

Mientras que el isleño Rubén Sejenovich añadió: “La respuesta que obtuvimos del gobierno provincial fue ‘si no les gusta, múdense’. Quieren echar gente y cortar el servicio a tres lanchas a la mañana y otras tres a la tarde. Vivo en el Delta hace más de 20 años y en los últimos diez años las problemáticas se multiplicaron. La pregunta es: ¿qué hacemos aquellos que tenemos casa aquí, que trabajamos con el mimbre o la caña y sobre todo los trabajadores fluviales que se pueden quedar en la calle?”.

Este lunes, presentarán un proyecto del ley que contempla un boleto subsidiado para los usuarios del sistema de transporte público fluvial de pasajeros, una tarifa diferencial para los que acrediten residencia en el Delta, un nuevo cuadro tarifario sujeto al valor de cada sección, un abono de alta frecuencia para los utilicen el servicio de manera diaria y la implementación de la tarjeta SUBE.