intendentes1

Los intendentes de Tigre, San Martín, San Miguel y San Fernando acordaron ayer que presentarán sendas notas ante los gobiernos de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires para rechazar la extensión de la vida útil del relleno sanitario Norte III de Ceamse hasta 2016.

«Estamos cansados de las promesas incumplidas», expresó el jefe comunal anfitrión del encuentro, Sergio Massa, quien no descartó la posibilidad de que, en caso de no recibir respuestas positivas «antes de fin de año», se impida el ingreso a los cuatro municipios de los camiones recolectores de residuos provenientes de otros distritos, como la Capital Federal.

«No podemos seguir dilatando la discusión de una solución definitiva al tema de la basura», expresó Massa. En las notas de «intimación» que presentarán mañana al gobernador Daniel Scioli y el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri pedirán que en forma «inmediata» se tomen medidas para controlar los olores emanados por el relleno sanitario.

«Es importante que las autoridades provinciales y de la ciudad nos den respuestas sobre el futuro de la basura, y sobre las urgencias de nuestros vecinos», puntualizó el mandatario tigrense, y al tiempo solicitó: «Queremos que en el mediano plazo nos presenten un programa de tratamiento para los próximos diez años para el Gran Buenos Aires y el área metropolitana, que no se extienda el Norte III, que haya un control de altura del relleno y una auditoría de los municipios en las plantas» de tratamiento.

La intimación a los gobiernos provincial y porteño, agregó Massa, se debe a que ambos «son accionistas de Ceamse». Y aclaró si no reciben respuestas positivas, los intendentes involucrados en el reclamo no descartan poner en práctica «normas vinculadas a la prohibición del tratamiento de la basura en las plantas y el ingreso de camiones de procedencia extraña a los cuatro municipios».

Por su parte, el jefe comunal de San Miguel, Joaquín de la Torre, tras la reunión de la que también participaron Gabriel Katopodis y Luis Andreotti, explicó que decidieron que las comunas «no permitirán que se incremente la basura en el relleno sanitario porque el olor y la polución invade profundamente a las poblaciones».

«La bonomía y la paciencia que teníamos ha sido violentada y violada por algunos funcionarios», indicó De la Torre, quien planteó que «hace cinco años» se había estipulado que en abril de 2013 se llegaría al límite de la recepción de residuos, por lo que se opuso a la decisión de extender la vida útil del relleno en San Martín hasta 2016.

De esta forma, los intendentes salieron al cruce de las declaraciones del secretario de Espacio Público provincial, Eduardo Aparicio, quien anunció el viernes último que el relleno Norte III de la Ceamse funcionaría hasta 2016. Y desató la polémica.

Nota relacionada: La Provincia extiende la vida útil del relleno sanitario Norte III hasta 2016