Compartir en:

Intendentes enrolados en el PJ le presentaron una carta a la gobernadora María Eugenia Vidal para pedirle que declare la “emergencia alimentaria” a nivel provincial, lo que permitiría transferir partidas presupuestarias para aumentar de manera significativa la entrega de alimentos y medicamentos para asistir a familias y jubilados. Además, le solicitaron una reunión urgente para abordar esta problemática.

Los jefes comunales, encabezados por la matancera Verónica Magario, reclamaron la instrumentación de esta medida tendiente a auxiliar a los más afectados por la crisis, agravada tras la reciente devaluación y la nueva escalada inflacionaria, y reforzar la labor de comedores comunitarios y escolares.

“Venimos a entregar una carta a la gobernadora Vidal, en representación de los 50 intendentes peronistas, por el tema social”, manifestó Magario en la puerta de la Casa de la Provincia de Buenos Aires, ubicada en el centro porteño.

Por su parte, el jefe comunal de Ituzaingó, Alberto Descalzo, agregó: “Queremos pedirle una reunión a la gobernadora y a los ministros. Queremos la reunión para contarle cómo es la situación en cada uno de nuestros distritos y comenzar a ayudar a solucionar los problemas, como lo hizo también la Iglesia Católica”.

En tanto, el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, señaló: “En muchas escuelas, donde a través del SAE tienen cupo para 300 chicos, están asistiendo a más de 500. Porque esta situación de crisis económica y social afecta a las familias y el comedor de la escuela termina siendo el punto al muchos jóvenes se terminan acercando, incluso las familias se acercan para ver si hay sobras para llevarse a sus casas, y la demanda sigue en aumento”.

Por otra parte, los mandatarios también pidieron que la Agencia de Recaudación de la Provincia (ARBA) arbitre los mecanismos administrativos y legales para flexibilizar las obligaciones tributarias que recaen sobre los pequeños comerciantes que también padecen el contexto de crisis.