Este fin de semana, se vivió un nuevo hito en la lucha de casi una década por la preservación del sitio sagrado para los pueblos originarios Punta Querandí, ubicado en Dique Luján, en el límite entre los partidos de Tigre y Escobar. Es que los integrantes del Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP) iniciaron la construcción del denominado Museo Autónomo de Gestión Indígena.

La función del espacio que se comenzó a levantar es «contar la historia y el presente de los pueblos originarios del lugar», explican desde la organización formada por indígenas, vecinos, ambientalistas y educadores. Y detallan: «En este museo comunitario también haremos eje en el surgimiento del paraje Punta Canal y su parada intermedia del ferrocarril durante el siglo XX; y la historia de Ana María Martínez, militante desaparecida cuyo cuerpo fue hallado en Punta Querandí en 1982».

«Ante el abandono estatal, se abre paso la autodeterminación de la memoria», sentencian desde el MDP, el colectivo que mantiene la posesión de Punta Querandí desde hace casi diez años en disputa con la empresa EIDICO, la desarrolladora del complejo de countries Villa Nueva, que rodea al sitio arqueológico.

Así justifican la decisión de levantar en forma autónoma el museo: «Durante años, el desmoronamiento de la barranca fue dejando visibles miles y miles de pedazos de vasijas entre otros elementos ancestrales. A pesar de nuestros reiterados pedidos, las autoridades no tomaron ninguna medida para proteger este patrimonio, literalmente abandonaron Punta Querandí hace una década».

Además, denuncian: «La decisión para ellos (por la autoridades estatales) está tomada: el empresario Jorge O’Reilly, presidente de EIDICO y referente del Opus Dei, puede avanzar y destruir el territorio ubicado entre la calle Brasil, el Arroyo Garín y el Canal Villanueva».

Y, finalmente, expresan: «El MDP tuvo que tomar en sus manos la tarea de preservar este patrimonio sagrado porque son los rastros de los ancestros de nuestro territorio, cuyos espíritus están presentes y nos dan fuerza para sus derechos sean respetados».

Por otra parte, durante la jornada del domingo, se vivió un nuevo capítulo del reclamo de vecinos del Paraje Punta Canal y localidades cercanas contra la privatización del Canal Villanueva. Los presentes se lanzaron al agua para nadar en el tramo que los barrios cerrados pretender usar con exclusividad.

Una hora después, efectivos de Prefectura Naval, en una moto de agua y una lancha, se acercaron al lugar pero no impidieron la pacífica manifestación.

«La comunidad local de Punta Canal organizó una protesta sorpresiva en el Canal Villanueva para denunciar una vez más el intento de privatizar este brazo del Río Luján. Medio centenar de niños y adultos hicieron soberanía de su río, donde muchos aprendieron a nadar», concluyen desde el MDP.