Compartir en:

En el inicio de la agenda de actividades dispuesta por el Municipio en el marco de la Semana de la Memoria, se llevó a cabo un homenaje en la Plaza América Latina, donde se descubrieron y bendijeron placas conmemorativas con los nombres de los desaparecidos de la Zona Norte. El intendente Julio Zamora compartió el encuentro con miembros de organismos de derechos humanos y vecinos.

Además, para recordar a las víctimas de la última dictadura cívico – militar, durante la jornada del último viernes se realizó la pintada de pañuelos y la confección de siluetas, a cargo de estudiantes de distintos establecimientos locales.

“Para quienes piensan que los derechos humanos son un curro, nosotros decimos presente, porque no debemos olvidar la noche más oscura que tuvo el país”, señaló Zamora y agregó: “Hoy vemos un listado muy grande de desaparecidos que podrían haber estado con nosotros luchando por un país mejor, más justo. Nos motiva trabajar para que todos los trabajadores y dirigentes sociales tengan la libertad plena para luchar por sus derechos y por la democracia”.

Sobre la agenda de actividades prevista para la Semana de la Memoria, el jefe comunal remarcó: “Ponemos en valor las cuestiones que fueron emblemáticas para el Municipio en aquella época, como los obreros de la fábrica Astarsa, las docentes Rosa María Casariego y Juana Alfonsina Burga y el cura Francisco ‘Pancho’ Soares; como así también a aquellos que lucharon por una patria de iguales”.

La actividad se inició con la pintada de pañuelos y la confección de siluetas de papel, donde estudiantes, docentes y vecinos escribieron los nombres de los desaparecidos locales. Estas se pegarán el 23 de marzo en distintas localidades para que en el Día de la Memoria el distrito amanezca con los recordatorios de las víctimas. Posteriormente, el acto central comenzó con las palabras de los estudiantes de Secundaria 27 que participan del programa “Jóvenes y Memoria”, quienes ahondaron sobre el significado de la identidad.

Luego, el párroco de Nuestra Señora de Carupá, Jorge Marenco, invitó a las autoridades municipales y los demás presentes a orar y bendecir las placas conmemorativas de los vecinos desaparecidos de Tigre y la Zona Norte.

Durante el encuentro, se hizo entrega de reconocimientos a quienes lucharon y luchan por la Memoria, la Verdad y la Justicia: la profesora Virginia Baldo, de la Secundaria 8, quien lleva adelante proyectos sobre derechos humanos; la docente María Delia Reduello, de las secundarias 2 y 8, quien desarrolla iniciativas similares; Teresa Pérez, quien fue la primera en abordar la temática en el Delta; Santina Mastinu, detenida y torturada durante la dictadura; y Melisa Rey, en memoria del desaparecido Oscar Benítez Rey.

Por su parte, la directora general de Derechos Humanos, Verónica Caamaño, quien además es hija de desaparecidos, destacó: “Fue muy importante que los chicos de las escuelas se involucren con la iniciativa de la Semana de la Memoria; nos enorgullece”.

Mientras que Matías Borini, uno de los estudiantes que participó de la iniciativa, dijo: “Nos propusieron desde la escuela crear diferentes formas para recordar a los desaparecidos”.

Previo al cierre del encuentro, se realizó una obra de teatro en homenaje a los delegados sindicales de Astilleros Astarsa, una empresa emblemática de los años 70, de donde fueron secuestrados varios delegados sindicales y trabajadores. Además, miembros de la Academia de Cine Leonardo Favio presentaron un documental sobre la vida de Santina y Martino Mastinú. Y se presentó el espectáculo musical del grupo La Lija.