Tras vencer a Alumni por 27 a 20, Hindú Club se consagró campeón, por décima vez, del Top 12 de la URBA. Con esta nueva coronación, el conjunto de Don Torcuato se mantiene en lo más alto del rugby de Buenos Aires con ocho de los últimos doce títulos.

Joaquín Díaz Bonilla fue la gran figura del encuentro disputado ayer en la cancha del Club Atlético San Isidro. Con una gran precisión frente a los palos, el apertura aportó 12 puntos a través de dos penales y tres conversiones, y también sumó cinco más con un try, para totalizar 17 unidades.

Además, el Elefante también festejó los tries de Juan Ignacio Martínez Sosa y Bautista Álvarez. Por su parte, Alumni descontó gracias a los tries de Gaspar Baldunciel y Luca Sábato, más las conversiones y los dos penales de Lucas Frana.

El equipo campeón de los entrenadores Nicolás y Juan Fernández Miranda, Lucas Ostiglia y Juan Ignacio Gauthier formó en el encuentro decisivo con: Ignacio Martínez Sosa, Augusto Faraone y Nicolás Leiva; Nicolás Guisasola y Augusto Bavaro; Tomás Resnick, Lautaro Bavaro y Gonzalo Delguy (capitán); Felipe Ezcurra y Joaquín Díaz Bonilla; Bautista Álvarez, Hernán Senillosa, Santiago Fernández y Horacio Agulla; Severiano Escobio.

La final, además, tuvo un sabor especial para Nicolás Fernández Miranda, quien dejará de entrenar a Hindú para sumarse al cuerpo técnico de Jaguares. Tras el partido, emocionado, manifestó: “Lo viví con mucha alegría. Estoy muy contento. Quería que nos vaya bien, terminar este año como terminamos”.

“En el club nos enseñaron a ser hombres de rugby, y que el lugar que me toca ocupar es circunstancial, somos hombres del club. Nadie es imprescindible, tengo mucha fe en todos los que están”, agregó el mayor de los hermanos Fernández Miranda.

Luego de su paso como jugador, y tras seis años como técnico, Nicolás resaltó su pertenencia al club torcuatense: “Les quiero agradecer a mis viejos que me trajeron al lugar más lindo del mundo. Yo nunca me voy a ir del club, desde donde esté voy a ser de Hindú”.

Por su parte, su hermano Juan de la Cruz también se mostró emocionado y dijo: “Seguramente va a volver y nos va a dar grandes cosas. Lo importante es el club, el equipo, los chicos. Fue un año perfecto”.

El Elefante ya se había consagrado este año campeón del Nacional de Clubes. Además, con esta coronación en el Top 12 de la URBA, la décima de su historia, se ubicó en el quinto de la tabla de todos los tiempos, detrás de CASI (33), SIC (25), CUBA (14) y Belgrano (11). El Elefante ya había logrado los títulos de 1996, 1998, 2006, 2007, 2008, 2009, 2012, 2014 y 2015.