campeon1

Hindú Club de Don Torcuato venció a CUBA por 29 a 17, en un encuentro disputado en la cancha de CASI, se vengó de la derrota sufrida contra el mismo equipo en la final del año pasado y se quedó con el Torneo URBA Top 14.

Los títulos anteriores del conjunto torcuatense fueron en 1996, cuando compartió el torneo con Atlético del Rosario, 1998 (en el año de inicio de la modalidad de semifinales y finales, le ganó a SIC por 38 a 12), 2006 (venció a Alumni por 20 a 5), 2007 (derrotó a Alumni por 9 a 6), 2008 (se impuso ante Newman por 22 a 10), 2009 (doblegó a CASI por 31 a 22) y 2012 (superó a La Plata por 15 a 9).

El marcador fue abierto por Gonzalo Delguy (jugó de octavo por la lesión de Diego Liberato en la semifinal ante Belgrano), quien llegó a la ingoal luego de desprenderse del scrum para conseguir los primeros puntos para su equipo, mientras que Joaquín Díaz Bonilla sumó la conversión. Más tarde, hubo un penal de Bautista Güemes y un drop del apertura de Don Torcuato. Pero la diferencia se amplió gracias al try de Bautista Álvarez y cinco tantos más del pie de Joaquín Díaz Bonilla (gol y penal). Pero CUBA tuvo la última palabra de los primeros 40 minutos al encontrar el try de la mano de Sebastián Médica. de esta manera, el partido se fue al descanso en 20 a 10 a favor de Hindú.

En el complemento, el conjunto campeón marcó a través de su pateador Díaz Bonilla, quien convirtió tres penales, mientras que los cubanos sumaron por intermedio de un try de Federico Miranda y una conversión de Bautista Güemes. Sin embargo, no consiguieron doblegar la defensa de Hindú nuevamente y los de Don Torcuato se quedaron con el título por octava vez en su historia.

Tras el encuentro, el centro y capitán de Hindú, Belisario Agulla, remarcó: «Es una felicidad enorme, fue un año difícil y el grupo se lo merecía. Teníamos que meterles mucha presión, sabíamos que ellos eran sólidos y había que jugar así la final. Estos partidos se juegan al ciento por ciento y, de esta manera, lo hicimos para lograr el campeonato».

En tanto, uno de los jugadores más experimentados del campeón, Hernán Senillosa, destacó: «Ser fieles a nuestro juego, en el primer tiempo salió, y nos dio una diferencia, y en el segundo cuidamos el resultado y no arriesgamos tanto. Pero era una final y queríamos ganarla».