bicampeon1

Hindú Club se coronó como bicampeón del Nacional de Clubes, organizado por la Unión Argentina de Rugby (UAR), al derrotar en la final a Belgrano Atlhetic por 38 a 23. El equipo de Don Torcuato jugó el mejor partido del certamen en Virrey del Pino para quedarse nuevamente con el título.

Sin lugar a dudas es real lo que dicen: Hindú sabe jugar finales. No solo porque mostró un buen nivel de juego en el partido más importante, sino también porque fue paciente y fue al frente en los momentos claves para consagrarse campeón.

Contundencia, precisión y garra; esas fueron los aspectos fundamentales para que el Elefante, dirigido por los hermanos Manasa y Nicolás Fernández Miranda y Lucas Ostiglia, volviera a pisar con todo su poderío en el torneo más federal que tiene el rugby argentino.

Durante el primer tiempo se vio un partido parejo, con ambos equipos midiéndose y tratando de buscar los huecos en la defensa rival. Sin embargo, fue Hindú el que tomó las riendas del encuentro y sumó en cuanta oportunidad se le presentó. De esta manera, y con un solo try con la autoría de Hernán Senillosa, tras una jugada combinada con Bautista Álvarez, los conjuntos se fueron al entretiempo con un parcial de 16 a 9 a favor del visitante.

En el complemento, arrancó mejor Belgrano con la meta puesta en revertir la historia de la mano de su pack. Así fue como llegó el try de Francisco Gorrisen que puso la igualdad en el marcador, 16 a 16, e hizo delirar a la hinchada local.

Pero la algarabía duro poco. Hindú se despertó luego del descanso a tiempo y marcó un nuevo try para no dejar que el dueño de casa tome coraje para dar vuelta el resultado. Fue a través de un jugadón de Álvarez que agarró de aire un despeje de Belgrano y, aunque se le escapó de las manos, metió a tiempo el pie para que la pelota no tocara el piso. Luego, junto con Sebastián Cancelliere hicieron una magistral pared para que quien había iniciado la acción terminara en el ingoal.

Poco pudo hacer el try de Francisco Ferronato para achicar la diferencia, ya que los backs de Hindú tuvieron un segundo tiempo tremendo. Cancelliere, Joaquín Díaz Bonilla y Santiago Mourin estuvieron encendidos y fueron los artífices de grandes jugadas.

Con la señal final del árbitro que dio fin al partido, se desató la alegría celeste y amarilla en Virrey del Pino. Hindú sigue firme en el rugby argentino y continúa cosechando títulos. Sumó su séptimo título en el Nacional de Clubes y tiene dos bicampeonatos: uno en este certamen o el otro en el URBA Top 14.

«Fue un partido muy difícil. Sabíamos que Belgrano venía con un scrum que se mostraba como el mejor de la UAR. Teníamos que controlarlos ahí para salir a jugar como queríamos de punta a punta para divertirnos. Nos salió. La intensidad del pack de ellos se notó en todo el partido pero nosotros nunca bajamos los brazos», evaluó el jugador Patricio Guisasola.

«Los backs jugaron un gran partido hoy y la rompieron. Nos salieron todas las jugadas preparadas. Además, estuvimos bien en el contraataque y eso fue la clave», agregó el ala, quien concluyó: «Es una alegría inmensa y un sueño en realidad haber ganado esto con mi hermano (Nicolás) al lado».

Por su parte, el pilar Mariano de la Fuente expresó: «Salimos a la cancha sabiendo que teníamos que confiar en nuestro juego y en lo que venimos haciendo hace 20 años. El partido fue el fiel reflejo de lo que venimos haciendo hace mucho tiempo. Sabíamos que Belgrano era un gran equipo. Estoy contento porque hoy me tocó estar adentro de la cancha y lo disfruto mucho».

«No se cómo explicar con palabras todo lo que me está pasando por la cabeza en este momento de felicidad plena con mi familia alrededor mío. Estoy muy contento por pertenecer a este club, porque me dio directa o indirectamente todo lo que tengo. No me va a alcanzar la vida por devolverle todo lo que me dio», finalizó el jugador.