Compartir en:

Tras la acción de protesta en la Sociedad Rural, Greenpeace volvió a apuntar a la ganadería intensiva como la principal actividad económica que provoca la destrucción de bosques nativos.

Frente al Banco Hipotecario, perteneciente al grupo Cresud, apuntado por el desmonte de 120 mil hectáreas, veinte activistas, personificados como yaguaretés, mostraron la urgencia de salvar a los últimos 20 ejemplares de esta especie que quedan en la región chaqueña.

«La destrucción y degradación de bosques en el Gran Chaco impacta directamente en la desaparición del yaguareté», sostuvo el coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace, Hernán Giardini, y continuó: «Por eso, nos presentamos hace pocas semanas ante la Corte Suprema de Justicia argentina para reclamar por el reconocimiento de derechos de esta especie».

De acuerdo a un reciente informe de la organización ambientalista titulado «El sacrificio de los bosques del Gran Chaco», la producción ganadera es la principal responsable de la deforestación en el país.

Además, Greenpeace denunció que la compañía Cresud ya desmontó más de 120 mil hectáreas en la provincia de Salta, una superficie que equivale a seis veces la ciudad de Buenos Aires. Esta empresa dedicada a las actividades agropecuarias tiene negocios en Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, donde posee más de 800 mil hectáreas.

«La actual crisis climática y de biodiversidad nos obliga a tomar medidas en forma urgente. Las empresas deben implementar políticas de deforestación cero. Destruir bosques es un crimen», agregó Giardini.

Según datos oficiales, el país perdió 7,7 millones de hectáreas de bosques entre 1990 y 2017, una territorio similar al de Bélgica y Holanda juntas. «Cada año en Argentina se destruyen 100 mil hectáreas de bosques por ganadería intensiva, más del doble que por agricultura», detalló Giardini.