asignacion-universal

El director ejecutivo de la Administración Nacional del Servicio Social (Anses), Diego Bossio, destacó hoy: «Nos sentimos orgullosos de que la Asignación Universal por Hijo (AUH) haya permitido bajar el número de chicos inscriptos en comedores escolares bonaerenses. Este cambio que se percibe en las escuelas, no sólo de Buenos Aires sino de todo el país, es consecuencia de las políticas de inclusión social implementadas por el gobierno nacional».
Al respecto, destacó Bossio que «los datos de la provincia de Buenos Aires muestran que, en 2011, cerca de 55 mil alumnos dejaron de anotarse en la modalidad de comedor en escuelas públicas, lo cual marca claramente que debido a la AUH miles de familias hoy pueden darles alimentación en sus casas».
El funcionario agregó: «Queremos que todos los chicos puedan comer en sus casas, y con esta asignación queda demostrada la voluntad política de este gobierno para alcanzar cada vez más inclusión social».
“Los números dan cuenta que estamos ante un proceso de integración muy importante en nuestro país y que la Asignación Universal es un derecho que llegó para quedarse y transformar la Argentina”, afirmó Bossio.
«Como señaló un informe del Conicet al cumplirse un año del lanzamiento de la AUH, 1.400.000 personas salieron de la pobreza y 1.000.000 de la indigencia», agregó el responsable de la Anses.
Además, Bossio remarcó que la implementación de este programa constituye la medida más inclusiva de los últimos 50 años, ya que «ataca sustancialmente la indigencia y estimula la educación de nuestros chicos».
Como consecuencia de la puesta en práctica de AUH, en materia de escolaridad se produjo un incremento en la matrícula secundaria del 25 por ciento. En el ámbito sanitario, por su parte, se incrementaron en un 56 por ciento los controles de salud y de vacunación. Desde el lanzamiento de la AUH, en noviembre de 2009, más de 750 mil niños y niñas fueron inscriptos en el Plan Nacer.