memoria

En la Sociedad de Fomento Almirante Brown, ubicada en El Talar, Nuevo Encuentro organizó el sábado último por la mañana un acto para recordar a los desaparecidos del barrio durante la última dictadura cívico – militar.

El padre Jorge Marenco se encargó de bendecir las baldosas con los nombres de Martín Mastinú, Mario Marrás, Iris Pereyra, Rosa Salvatierra, Julio González, Carlos Boncio, Ramón Vélez, José Flores, Severiano Márquez, Benicio Santillán, Enrique Montarce y a sus familias.

Marenco es el actual párroco de Nuestra Señora de Carupá, la iglesia que estuvo a cargo del padre Pancho Soares, uno de los primeros sacerdotes víctimas del terrorismo de Estado.

Invitado a decir unas palabras, el secretario general del Frente para la Victoria local, Martín Gianella: «Muchos de los jóvenes que nos sumamos a la militancia a lo largo de estos últimos doce años lo hemos hecho gracias a las políticas de derechos humanos llevadas adelante por el gobierno de Néstor, primero, y de Cristina, después. Fue a raíz a esas políticas de Estado que conocimos las historias y los rostros de quienes militaban por una patria más justa, libre y soberana, y sufrieron las atrocidades de la dictadura militar».

«Como orgullosamente peronista que soy, puedo decir que, gracias a Néstor y a Cristina, además de luchar por la independencia económica, la soberanía política, la justicia social y la integración latinoamericana, el peronismo a agregado ‘Memoria, Verdad y Justicia’ como una de sus banderas”, agregó el joven dirigente.

A su turno, la concejala Carmen Salcedo recordó a sus compañeros de militancia, muchos de ellos desaparecidos. “Marzo es un mes difícil”, resumió y agregó: «Pero seguimos acá por ellos, porque se nos fueron los mejores y debemos mantener viva su memoria».