Compartir en:

Anoche, en una sesión caliente que recién se inició a las 23.20, con cruces verbales entre integrantes del numeroso público y concejales, fracasó el intento de tratar sobre tablas el proyecto de ordenanza girado días atrás por el departamento ejecutivo al Concejo Deliberante para autorizar la circulación de la línea de colectivos 723 por las principales arterias de Nordelta, a partir de las denuncias públicas de discriminación para la utilización del servicio interno de combis realizadas por empleadas domésticas.

Para habilitar el tratamiento sobre tablas era necesario el apoyo de dos tercios de los concejales presentes. El total era de 23, por la ausencia de Malena Galmarini, y 15 se manifestaron a favor y ocho en contra. En ese momento, se inició una discusión en pleno recinto sobre si se había alcanzado el número indispensable, lo que derivó en un llamado a un cuarto intermedio de la presidenta del cuerpo legislativo local, Alejandra Nardi.

Tras el parate, Nardi informó que para evitar posteriores pedidos de nulidad de la iniciativa parlamentaria se la iba a girar a las comisiones correspondiente para la continuidad de su tratamiento. En concreto, esto significa que no empezará a ser abordada hasta abril del año próximo.

Esta situación desató el festejo de los vecinos de Nordelta presentes en el salón de sesiones, quienes sostenían improvisados carteles escritos minutos antes sobre los pupitres de los ediles de Cambiemos a través de los que reclamaban “ser escuchados”.

El tratamiento especial de la iniciativa elevada por el intendente Julio Zamora quedó trunco por los votos negativos de los siete ediles de Cambiemos y el del concejal de Unidad Ciudadana Javier Forlenza, quien habitualmente se diferencia con sus posiciones de sus compañeros de bloque. También pesó la ausencia de Galmarini.

La negativa le valió a Forlenza más de un altercado con algunos militantes del peronismo presentes. Además, en medio del cuarto intermedio, el presidente del Consejo Escolar, Adrián Pintos, se acercó hasta el concejal para recriminarle su voto.

Más adelante, durante el tratamiento del proyecto de presupuesto, Forlenza intentó justificar su postura anterior pero fue interrumpido por el abucheo de buena parte de los asistentes. “No estoy en contra de las empleadas domésticas”, llegó a decir.

El proyecto de ordenanza fechado el 22 de noviembre y firmado por Zamora autoriza el desdoblamiento de los recorridos de la línea 723 para unir las estaciones de Don Torcuato, General Pacheco y Benavídez a través de las avenidas de Los Lagos y del Golf, las principales del desarrollo inmobiliario, con el objetivo de “optimizar la prestación de los servicios de transporte público de pasajeros”. Finalmente, la iniciativa fue girada a las comisiones de Legislación, Interpretación y Reglamento y de Transporte para su tratamiento durante el año próximo.