El gobierno nacional, a través del Ministerio de Turismo y Deportes, dispuso la suspensión de todas las competencias del fútbol argentino a partir de mañana y hasta el próximo 31 de marzo. La determinación fue tomada en conjunto con la Asociación del Fútbol (AFA) y la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) por pedido de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).

«La decisión se lleva adelante tras recibir la preocupación de parte de Futbolistas Argentinos Agremiados y en consonancia con las nuevas medidas adoptadas por el gobierno nacional referidas al COVID-19», expresó el comunicado de la cartera encabezada por Matías Lammens.

El Ministerio de Turismo y Deportes también recomendó «la suspensión de los entrenamientos de los planteles de fútbol por el mismo período», por lo que ya varios clubes confirmaron las licencias dispuestas para sus jugadores.

Luego de muchas idas y venidas en los últimos días, el gobierno nacional fue el encargado de confirmar de manera oficial la suspensión del fútbol argentino.

Esta mañana, el secretario general de Agremiados, Sergio Marchi, ya había adelantado la determinación y la postura favorable de los futbolistas.

Y tras el anuncio gubernamental, la Superliga confirmó, a través de las redes sociales, la suspensión «temporal» de la Copa Superliga a raíz del pedido del «Ministerio de Turismo y Deportes».