El presidente Alberto Fernández advirtió esta mañana que «lo que no entre con la razón, va a entrar con la fuerza» con relación a los ciudadanos que incumplen el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para contener la propagación del coronavirus.

«Es posible que haya gente que no esté autorizada a salir. Yo les aviso que, adonde los encontremos, los detenemos y les vamos a sacar los autos, porque son unos inconscientes. Lo que no entra por la razón, va a entrar por la fuerza; quiero que todos lo sepan», afirmó el jefe de Estado.

Con relación al colapso del tránsito que se observó esta mañana en los ingresos a la ciudad de Buenos Aires, el mandatario recordó que el lunes, en una reunión en Olivos con el gobernador Axel Kicillof y los intendentes del AMBA, se acordó que «ellos van a custodiar todas las autopistas de acceso a la Capital».

«Arriba de las autopistas, la Gendarmería y la Policía Federal se van a ocupar, y, dentro de Buenos Aires, se está ocupando la policía de la ciudad de Buenos Aires. Todo está organizado», detalló.

En ese plano, Fernández precisó: «Hay que tener en cuenta que hoy van a entrar 122 mil personas que trabajan en salud y en seguridad, en la ciudad de Buenos Aires y alrededores, y que van a entrar alrededor de 80 y 100 mil personas más que trabajan en alimentación, en supermercados, en farmacias, en negocios de cercanía y estaciones de servicio, lo que hace un total de 230 mil personas que se mueve».

No obstante, el Presidente aclaró que «eso es nada si se tiene en cuenta que en la ciudad entran diariamente alrededor de 9 millones de personas».

«Quiero que todos me sigan ayudando, nos sigan ayudando. Es un esfuerzo muy grande que estamos haciendo todos. Por favor, ayudemos», expresó finalmente Fernández, en el mensaje enviado al canal A24, tras observar las aglomeraciones de autos en los accesos a la Capital Federal.