El presidente Alberto Fernández analizó esta tarde con el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner; el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el titular de la comisión de Presupuesto de la Cámara Baja, Carlos Heller; el proyecto de ley para establecer un impuesto a las grandes fortunas, que sería presentado el próximo viernes.

Tras la reunión llevada a cabo en la residencia de Olivos, el jefe de Estado expresó desde su cuenta en Twitter: «Es una herramienta útil para afrontar la lucha contra el coronavirus y las dificultades del presente con la solidaridad de los que más tienen».

La iniciativa del bloque oficialista contempla, por única vez, el cobro de un impuesto a las personas físicas y jurídicas de las fortunas más altas del país, como grandes grupos económicos de bancos, supermercados, laboratorios, compañías de seguros o agropecuarios, entre otros.

Fuentes parlamentarias indicaron que la bancada del Frente de Todos presentará el viernes próximo el proyecto que crea este gravamen extraordinario con el fin de reforzar la atención de la emergencia por el conoravirus.

En las últimas horas, Heller y sus asesores avanzaron en el diseño de la iniciativa ya que pudieron reunir toda la base de datos para establecer la alícuota que pagarían las más grandes fortunas, dijeron los portavoces.

Otro punto clave del proyecto que todavía se desconoce es si establecerá que el gravamen se destine a reforzar las arcas del Estado nacional o se coparticipará entre las provincias.

La intención del bloque que conduce Kirchner es presentar la iniciativa el viernes para luego comenzar su debate en la comisión de Presupuesto y Hacienda y, desde ese ámbito, empezar a enhebrar acuerdos con el resto de las bancadas.

Para el oficialismo es clave reunir esos consensos ya que tiene 119 legisladores y requerirá el respaldo de los miembros de los interbloques provinciales, ante el eventual rechazo de los diputados de la alianza Juntos por el Cambio.

La diputada Fernanda Vallejos, quien participa de la elaboración de la iniciativa, insistió que unas 15 mil personas estarían alcanzada por el gravamen.

Ya fueron varios los legisladores de distintas provincias que se manifestaron a favor de la iniciativa, aunque esperan a leer los detalles una vez que sea presentada en el Congreso.

En tanto, en el Senado, los legisladores opositores aliados al macrismo rechazaron hoy el proyecto por considerar que los sectores de mayores riquezas, «lejos de ser atacados, tienen que estar fortalecidos para realizar inversiones».

Los senadores Juan Carlos Romero (Salta), Clara Vega (La Rioja), Lucila Crexell (Neuquén) y Carlos Reutemann (Santa Fe), que conforman un interbloque aliado a Juntos por el Cambio en votaciones de determinadas propuestas, pidieron además un mayor funcionamiento del Congreso «para trabajar en todos los temas que preocupan a la sociedad y no solo en iniciativas que acrecientan la grieta».