El presidente Alberto Fernández aseguró esta mañana que lo «conmovió» el despido de 1.450 empleados en la empresa Techint, sostuvo que se trata de «una falta de solidaridad enorme» y, aunque no lo nombró, apuntó contra el empresario Paolo Rocca.

«Tanta plata has ganado a lo largo de tu vida; tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo; hermano, ¡esta vez colaborá!», exclamó el mandatario en clara alusión al dueño de Techint en una entrevista brindada a Radio Con Vos, en la que volvió a insistir en la necesidad de «recuperar la ética de la solidaridad» durante la pandemia de coronavirus.

Además, el mandatario evaluó: «Yo estoy seguro que ellos también se han dado cuenta que se equivocaron. Lo van a resolver».

El Presidente destacó que el caso de Techint fue «el que más me conmovió» y afirmó que «no es momento de hacer eso, es una falta de solidaridad enorme».

«Debemos incorporar la solidaridad en nuestras vidas. Tenemos que entender que vamos a ser una mejor sociedad si no desamparamos a alguno», agregó.

El jefe de Estado subrayó lo importante de «no entrar en zozobra en este momento», a partir de casos como el de Techint, y remarcó: «Desde el Estado estamos haciendo un gran esfuerzo para todas estas empresas».

En este contexto, Fernández le respondió a los trolls que difundieron anoche el hashtag #ElMiserableSosVos en las redes sociales: «Quieren hacer creer que no estoy preocupado por las pymes».

«Hemos puesto a todas las empresas una nómina salarial entera en créditos, para que tengan aire. ¿De qué me hablan? Hemos bajado aportes patronales, dado moratorias, suspendido aumentos alquileres y sentencias de desalojo, ¿de qué hablan?», cuestionó el mandatario.

Al respecto, el Presidente señaló: «Uno se da cuenta que hay una Argentina oculta, miserable, que usa las redes, que usa los trolls y que confunde a la gente».

«Hemos garantizado esa nómina salarial y les hemos dado los Repro –subsidios gubernamentales para los salarios privados-, por favor, entraron más de 100 mil pymes a una moratoria que tiene más de seis meses de gracia para empezar a pagar. Es inevitable que esto nos pase», concluyó el jefe de Estado.