El presidente Alberto Fernández ratificó esta noche que «no hay ningún congelamiento» en las jubilaciones a partir de la ley de emergencia económica y aclaró que «lo único que se cambió fue el cálculo de actualización» de los haberes.

A la vez, el mandatario anunció que «en marzo va a haber un aumento para todos» los beneficiarios del sistema previsional.

Por otra parte, el jefe de Estado afirmó que se hizo cargo de la administración del país en «una situación un poco parecida» a la de 2001 «en muchas cosas», al apuntar que «en aquel momento había 57 puntos de pobreza y ahora 41; una deuda en default y ahora hay un virtual default; y había un problema de desempleo creciente, como ahora».

«Gracias a Dios no tenemos el estallido social como en 2001, porque la gente votó un cambio», sostuvo Fernández en una entrevista con el canal América TV.

En tanto, el Presidente destacó que los mercados «reaccionaron bien» a la presentación de su programa económico y argumentó que los sectores financieros «vieron racionalidad».

También aseguró que «no van a pagar la deuda» con el FMI «los sectores más desposeídos».

Fernández expresó que «aprendió» del conflicto de 2008 por la resolución 125 entre el gobierno y el sector agropecuario, y afirmó que no cometerá «dos veces ese error», por lo que propuso la «segmentación» de las retenciones a las exportaciones para distintos tipos de productores.

El mandatario explicó que las facultades especiales brindadas a través de la ley de solidaridad social son para «administrar el caos». Y aclaró: «Sobre cómo ejerza estas facultades voy a tener el control social y cuando me equivoque me lo van a reclamar».

A partir de la sanción de la ley de emergencia económica, el jefe de Estado dijo que se «sentaron las bases para tranquilizar la economía». Y recordó: «Estábamos absolutamente desbordados por alguien que decía que iba a hacer lo mismo pero más rápido», en referencia al exmandatario Mauricio Macri.

«Hemos frenado el colectivo que iba hacia el precipicio», reseñó en alusión a la situación del país que recibió hace diez días cuando se puso al frente del gobierno nacional.