Compartir en:

El intendente Julio Zamora, junto al ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, y el diputado nacional Sergio Massa, inauguraron la nueva sede de la Policía de Prevención Local, que fue construida con fondos municipales. Además, durante el estreno de las oficinas operativas se presentaron los veinte flamantes móviles (diez patrulleros y diez motos) aportados por el gobierno bonaerense.

“Es un orgullo que Tigre sea un modelo en materia de seguridad. Hoy, con las nuevas oficinas operativas y el equipamiento que se está entregando a la Policía Local, seguimos reforzando nuestro sistema de protección ciudadana. Ante el flagelo diario de la inseguridad, la mejor manera de cuidar a la gente es trabajar articuladamente con la Provincia. Aún falta, pero estamos convencidos de que, con el trabajo arduo y en conjunto, vamos en camino a una ciudad cada vez más segura para todos”, sostuvo el jefe comunal.

A su turno, Ritondo elogió la política de protección ciudadana local: “Tigre es un ejemplo a seguir, por la enorme inversión que ha realizado en tecnología para su sistema de seguridad. Las nuevas herramientas permiten mayor resultado para la prevención, la investigación y el trabajo diario de los efectivos. Por ese motivo, estamos felices de colaborar en este trabajo que empezó hace mucho tiempo en la ciudad, con la que compartimos una mirada integral en cómo dar lucha contra el delito y el narcotráfico”.

En tanto, Massa manifestó: “Estamos convencidos de que nuestra responsabilidad en Tigre es tratar de brindarle más seguridad a la gente. La decisión de incorporar tecnología y apoyar el trabajo que se hace aquí es una actitud absolutamente valiosa. Yo soy un vecino de Tigre y quiero que mis hijos caminen tranquilos por la calle. Eso nos impulsa a seguir esforzándonos todos los días para cuidar a la gente y poner en valor lo más importante, que es la vida”.

Tras sus palabras, Zamora, Ritondo y Massa realizaron el tradicional corte de cinta junto al subsecretario de Protección Ciudadana, Eduardo Feijoo, y Julia Rapazzini, la madre de Santiago Urbani, el joven asesinado en 2009 en un hecho delictivo en Tigre Centro.

Las autoridades prosiguieron con una recorrida por las nuevas oficinas, que cuentan con 400 metros cuadrados cubiertos, guardia, vestuarios, depósito logístico y espacios para la labor diaria de los agentes.