jardin1

Familias del barrio Bancalari, en Don Torcuato, participaron en la inauguración de las nuevas instalaciones del Jardín de Infantes Nuestra Señora Del Valle, que depende de la Diócesis de San Isidro. El obispo Oscar Ojea y el intendente Julio Zamora formaron parte de la celebración.

En ese marco, monseñor Oscar Ojea sostuvo: «Nos sentimos muy contentos porque estamos inaugurando un nuevo lugar para un jardín que brinda un servicio más que importante para nuestras familias. Pienso en tantas madres que trabajan y que necesitan tener un lugar cálido y seguro para que los chicos tengan un aprendizaje y una integración comunitaria y me llena de emoción que hoy se concrete este sueño. Es una obra de la Iglesia con apoyo de la Municipalidad, eso fue fundamental para apoyar a la gente que lo necesita».

Por su parte, Zamora afirmó: «Hoy, muchas familias de Bancalari festejan este nuevo lugar para los chicos, fruto del esfuerzo conjunto entre el Municipio que donó la propiedad para la construcción y el Obispado de San Isidro que colaboró reacondicionando el edificio».

«La educación es la principal herramienta de inclusión y el ámbito propicio para que los chicos puedan crecer, desde el lado humano y social. Queremos una educación de nivel para todos. En Tigre, seguimos apostando con recursos propios a la educación pública, por eso estamos terminando tres colegios secundarios, reparamos diez aulas en jardines de infantes, continuamos con los programas educación. Eso habla de un Municipio comprometido, que acompaña el proceso de aprendizaje en todas las escuelas», agregó Zamora.

En tanto, la subsecretaria de Educación municipal, Luciana Padulo, expresó: «Para nosotros es un orgullo inaugurar este nuevo edificio para los chicos. Hay que destacar el trabajo mancomunado entre Tigre, el Obispado y el gran equipo que tiene este jardín, que hizo lo imposible para que este lugar pueda abrir sus puertas. Funciona en doble turno, con lo cual es una gran ayuda para tantas familias que buscan para sus hijos un ámbito seguro y cerca de su barrio».

Por último, la directora de la institución, Gladys Martínez, destacó: «Esta obra para nosotros es un gran cambio, significa el esfuerzo del Municipio y de muchísima gente que puso su corazón para que esto fuera posible. Antes, el jardín tenía un pequeño patio de cemento, en el que los chicos no podían disfrutar plenamente; y hoy contar con amplias instalaciones y mucho verde es una maravilla y nos llena de emoción».